• La alcaldesa de Carballeda niega que se causase perjuicios al pueblo y calificó de “injusta” la queja vecinal

María del Carmen González

 

La alcaldesa de Carballeda de Valdeorras ha salido al paso de las quejas de un grupo de vecinos de Pumares, formuladas el pasado martes, sobre la falta de agua en la localidad. María del Carmen González niega tajantemente que el servicio ocasionase perjuicios. Señala que la localidad permaneció sin agua “tan sólo dos horas” con motivo de “un mantenimiento puntual. Concretamente, dos trabajadores fueron a limpiar un poco de broza que había en la instalación y aprovecharon para limpiar y acondicionar el depósito de la traída”.

María del Carmen González insiste en que no fue ninguna carencia puesto “que estuvieron sin agua un rato. Por la tarde, me desplacé hasta Pumares y pregunté a los vecinos. La mayoría de ellos se había duchado durante las primeras horas de la mañana, de modo que es falso que no pudiesen asearse”.

Además, detalla que los vecinos de Pumares van a buscar agua a las fuentes públicas con mucha frecuencia, “ayer y todos los días”.

Pumares

 

María del Carmen González señala que “no es justo en este caso ningún tipo de crítica al Ayuntamiento pues ya sea una avería o una labor de mantenimiento, siempre hay que cortar el agua y, en este caso, el intervalo de tiempo fue muy pequeño. No es verdad, por tanto, la alarma generada por algunos vecinos”.

Finalmente, la regidora señala que si bien en el medio rural, “y no sólo en el municipio de Carballeda”, es frecuente la mala práctica de utilizar el agua de la traída para regar huertas y rellenar piscinas, “no ha sido éste el caso de Pumares. Primero por lo comentado, en cuanto a que fue una labor de mantenimiento, y segundo, porque sólo hay una piscina en el pueblo y ya está llena desde hace mucho tiempo. Los argumentos de los vecinos que se quejaron no son ciertos”.