• Medio Ambiente informa favorablemente al proyecto de electrificación del tramo ferroviario entre Monforte y Lugo
  • La Dirección General de Patrimonio Natural viene de emitir su informe sectorial sobre la actuación en el marco del procedimiento de evaluación ambiental que está tramitando el Ministerio para la Transición Ecológica
  • Señala, en todo caso, la necesidad de evitar cualquier afección a la calidad de las aguas de los cursos fluviales y de instalar dispositivos anti colisión para aves

 

La Dirección General de Patrimonio Natural acaba de informar favorablemente sobre el Proyecto constructivo de electrificación de la línea aérea de contacto. Tramo Monforte de Lemos-Lugo al considerar que su ejecución no producirá impactos ambientales significativos sobre la fauna y la flora de esta zona. El dictamen del organismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda se enmarca dentro del procedimiento de evaluación ambiental simplificado que está tramitando el Ministerio para la Transición Ecológica con relación a esta obra, promovida por el ADIF.

El proyecto en cuestión contempla la implantación de una nueva línea eléctrica aérea de contacto en la infraestructura ferroviaria existente entre Monforte de Lemos y Lugo –concretamente entre los puntos kilométricos 363+100 y 436+612-. Además, incluye una subestación de tracción en Oural (Ayuntamiento de Sarria) y seis centros de transformación.

La actual línea ferroviaria atraviesa en dos puntos a zona de especial conservación (ZEC) Río Cabe, un espacio declarado también Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN). Todas las actuaciones previstas en el proyecto se desarrollarán sobre la plataforma de la vía ya existente y anexas al dominio público ferroviario, con la excepción de la subestación de Oural, que se encuentra más distanciada.

Según la documentación recibida, los movimientos de tierra previstos se reducirán a los necesarios para ejecutar las cimentaciones que se corresponden con los nuevos apoyos de la línea; y tampoco será necesario abrir nuevos caminos, ya que se utilizarán los existentes.

Por todo esto, la Dirección General de Patrimonio Natural considera que “no son previsibles impactos ambientales significativos” en la ejecución del proyecto, siempre y cuando se dé cumplimiento a las medidas contempladas en el documento ambiental aportado por el promotor y se garantice, además, la adopción de otras adicionales. En este sentido, el informe señala la necesidad de evitar cualquier afección a la calidad de las aguas de los cursos fluviales, pide que se preste una atención especial a los trabajos de movimiento de tierras y requiere, tal y como recoge el propio documento ambiental, la instalación de dispositivos anti colisión para aves.