1

No sé vosotros, pero soy la típica persona que cada año se ilusiona con una lista de propósitos interminable. Llega diciembre y empiezo a pensar en todo lo que me gustaría conseguir en el año que entra. Aprender a tocar la guitarra, levantarme pronto, hacer deporte, ponerme en forma, dedicarle más tiempo a la fotografía, comer mejor, leer más, estar menos en el ordenador, moverme más, vivir más… Año nuevo, vida nueva… O eso se dice. Pero por desgracia, también soy la típica que no cumple ni el 30% de las cosas.

2

¿Por qué somos así? O mejor dicho: ¿por qué soy así? ¿Por qué no lucho por lo que quiero? ¿Por qué no doy el 100% en todo lo que hago? Ojalá supiera explicarlo… Me gustaría entenderlo. Por qué hay tanta gente como yo… Gente que no lucha, gente que se rinde, gente que no vive como hay que vivir… Perdemos el tiempo. Perdemos nuestra vida. Cada día, delante de nuestros ojos, nos marchitamos un poco más…

3

Llega el 1 de enero y tenemos la cabeza llena de pájaros. Nos decimos a nosotros mismos que este año si. Este año seré diferente. Pero en el fondo sabemos que no. Porque todo esto no son más meras ilusiones vacías de decisión… No vamos en serio. Si fuéramos en serio, lo haríamos. Todo. Sin excusas absurdas.

4
Pero lo peor de todo es saber lo que uno mismo hace mal y, aún así, no cambiarlo. Algo dentro de mi me grita, quiere hacerme reaccionar, pero yo no me dejo…

5

 

Esther Estoa Paradelo

https://www.facebook.com/estherestoaphotography
https://www.flickr.com/photos/istar_world