Primavera cálida y con bajas precipitaciones

  • Las precipitaciones registradas en la primavera gallega fueron un 21% más bajas del valor de referencia
  • La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda visitó la sede de Meteogalicia con motivo de la Semana del Medio Ambiente
  • Ángeles Vázquez destaca que mayo fue el mes más frío, debido a la llegada continua de borrascas y aire frío
  • Los valores registrados permiten hablar de una primavera cálida, por culpa de las situaciones anticiclónicas registradas principalmente en abril

 

Las precipitaciones que registradas en esta primavera de 2021 fueron un 21% más bajas del valor de referencia, con un promedio de 252 L/m2. Además, la temperatura se situó en los 11.3 ºC, por lo que se puede considerar una estación seca.

Estas fueron algunas de las conclusiones que avanzó la conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Ángeles Vázquez, durante su visita a la sede de Meteogalicia, con motivo de la Semana del Medio Ambiente, donde avanzó datos relativos al balance climatológico de la primavera. —meses de marzo, abril y mayo—.

La conselleira señaló que las lluvias registradas entre marzo, abril y mayo se situaron un 21% por debajo, respecto del período de referencia, por lo que la primavera se puede considerar seca, debido principalmente al mes de marzo.

Así, apuntó que el tercer mes de 2021 se convirtió en el más seco desde 1997; abril fue normal, tanto por la cantidad de precipitación (113 L/m2), como por los días de lluvia (con un promedio de 10 jornadas); y mayo, a pesar de ser húmedo, no compensó la diferencia de marzo.

En relación con las temperaturas, la primavera fue cálida, debido principalmente al mes de abril. En todo caso, se situó muy cerca de la normalidad, porque el comportamiento de mayo fue quien de disminuir mucho la anomalía estacional.

Además, la conselleira destacó que marzo quedó marcado por la predominancia de situaciones anticiclónicas, pero con una anomalía positiva de temperatura de 0.12 ºC, por lo que se consideró un mes normal; mientras que en abril (13.1 ºC de promedio) apenas hubo días de frío, con máximas elevadas principalmente por las tardes y situaciones tormentosas que hicieron que las mínimas no fueran bajas.

Según añadió, si en el pasado año el mes de mayo había sido el más cálido de la serie histórica, el de 2021 se caracterizó por ser muy cambiante, debido a la llegada continua de borrascas y aire frío. Así, la temperatura media se situó en los 13.8 ºC, lo que dejó una anomalía de -0.63 ºC.

Durante la visita, Ángeles Vázquez también destacó que conocemos esta situación gracias a los datos obtenidos a través de la red de observación meteorológica y oceanográfica, en constante renovación y refuerzo, que se completa con las cámaras web que permiten prever los adversos meteorológicos, así como realizar un seguimiento de las variables atmosféricas y oceanográficas, datos fundamentales para estudiar y evaluar los impactos del cambio climático sobre la población, el territorio y los recursos naturales.

Regreso del anticiclón

Por último, la conselleira aprovechó para dar un pequeño avance –con datos a corto plazo- de cómo será el verano gallego. Indicó que este fin de semana regresa el anticiclón, apuntando a que será duradero, y añadió que todos los ciudadanos esperan que predomine en las siguientes semanas.

Más allá de este deseo, adelantó que los pronósticos estacionales marcan una tendencia a que el verano será, como la primavera, algo más cálido y seco de lo normal, pero insistió en que es solo una estimación a largo plazo.