• La Xunta reconoce la labor de los ayuntamientos de A Veiga, Parada de Sil y Cervo en la primera edición de los Premios a la Dinamización Demográfica
  • La directora general de Administración Local, Marta Fernández-Tapias, dio a conocer hoy el nombre de los tres municipios premiados
  • El Gobierno gallego visibiliza con estos premios las medidas que llevan a cabo las entidades locales para impulsar y revitalizar la población en su territorio

 

La directora general de Administración Local, Marta Fernández-Tapias, dio a conocer hoy las tres entidades locales que serán reconocidas en los Premios a la Dinamización Demográfica a los que la Xunta destinó 77.500 euros para su primera edición. Los tres primeros premios se otorgaron, por este orden, a los ayuntamientos de A Veiga, Parada de Sil y Cervo, por sus medidas para gestionar el declive demográfico mediante el impulso y la revitalización de la población en su territorio.

El primer premio de este año, dotado con 40.000 euros, recayó en el municipio de A Veiga, por la puesta en marcha de políticas transversales con las que reforzar el papel de los emprendedores y dinamizar la economía local, como el proyecto para poner en marcha un vivero empresarial a disposición de los vecinos interesados en emprender en el sector agrario.

La propuesta de A Veiga incide en ámbitos como el empleo, poniendo en valor productos de la zona como la miel, las habas y las setas de las Montañas de Trevinca o el fomento de la plantación de nuevos sotos. Además, la rehabilitación de viviendas vacías en desuso y de antiguas casas-escuela para alquiler permitió el traslado de varias familias al municipio. Para potenciar el turismo de A Veiga, el ayuntamiento creó en 2017 el Centro de Visitantes ZEC Pena Trevinca y cuenta desde 2015 con la certificación como destino turístico Starlight por la excelente calidad del cielo. En el ámbito de bienestar social, se habilitaron ayudas a la natalidad y al transporte, así como programas de conciliación y actividades de envejecimiento activo.

El segundo galardón de esta edición, con una cuantía de 25.000 euros, fue a parar al municipio de Parada de Sil. La iniciativa presentada por este ayuntamiento busca el asentamiento de nuevas familias y gente joven a través de la rehabilitación de un grupo de casas en ruinas en el núcleo de Fondevila para emplazar cinco viviendas unifamiliares. Para fomentar la conciliación laboral y familiar, el ayuntamiento propone la reforma de una antigua construcción para albergar un espacio de cuidado y casa de ocio para niños menores de 10 años en períodos vacacionales y también en la época escolar para los niños en edad previa a la escolarización obligatoria.

Por último, el ayuntamiento de Cervo fue reconocido con el tercer premio, para lo cual se fijó un importe de 12.500 euros. El proyecto de dinamización demográfica de este municipio incluye medidas que contribuyen al asentamiento de las familias en el municipio como la rehabilitación de inmuebles para crear espacios de trabajo destinados a los nuevos emprendedores; la organización de encuentros de dinamización empresarial que fomenten el espíritu emprendedor entre la juventud, como el programa Revívate dirigido a los jóvenes de Sargadelos; la puesta en marcha de ayudas a la escolarización o de becas de formación remuneradas a titulados universitarios o de Formación Profesional; la ampliación del programa de conciliación de la vida personal, familiar y laboral; o actividades de voluntariado cultural tanto para la juventud como para los mayores de 55 años. El Ayuntamiento de Cervo también cuenta desde 2015 con una escuela infantil municipal que en la actualidad dispone de 53 plazas y gestiona el servicio SAF Básica para las personas que no tienen reconocida la dependencia pero precisan ayuda a domicilio.

Con la primera edición de estos premios, la Xunta busca visibilizar y reconocer las buenas prácticas de las entidades locales de menos de 20.000 habitantes para afrontar el reto demográfico que puedan aplicarse en otros municipios de nuestra comunidad. De esta forma, el jurado tuvo en cuenta que las iniciativas o proyectos piloto incluyesen medidas de apoyo a las familias, a la juventud, a la conciliación familiar, al retorno y a la atracción de nueva población, a la promoción del envejecimiento activo y saludable o a la creación del marco necesario para el asentamiento de la población en medio rural.