• La Confederación del Miño-Sil activa la prealerta por sequía en toda la cuenca hidrográfica
  • Esta decisión ha sido tomada esta mañana por el presidente del organismo de cuenca en base al escaso caudal circulante de los ríos y al bajo nivel de los embalses de la demarcación
  • El suministro está garantizado pero se insta a las instituciones y a la población en general al uso responsable del recurso

 

 

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil-, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), ha activado el nivel de prealerta por sequía y ha convocado de inmediato la Oficina Técnica de la Sequía.

Las escasas precipitaciones registradas en la cuenca del Miño-Sil en los últimos meses ha provocado que los caudales circulantes de los cauces sean muy inferiores a los normales en esta época del año y aunque las reservas acumuladas no ponen en riesgo el abastecimiento a poblaciones, sí es necesario instar a las distintas instituciones y a la población en general del uso responsable del recurso.

Por ello, Francisco Marín, presidente del organismo de cuenca, a propuesta del Jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica (OPH), ha dictado la correspondiente resolución mediante la que se ha decretado la prealerta por sequía y se ha constituido la Oficina Técnica de la Sequía de la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Miño-Sil, atendiendo al Plan Especial de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía, el cual prevé que, una vez superados los umbrales de prealerta en los indicadores, el seguimiento de este fenómeno extremo ha de ser continuo.

Esta Oficina Técnica está formada por los representantes de las distintas Unidades dependientes de la Presidencia, todos ellos con voz y voto: Comisario de Aguas, Director Técnico, Secretario General y Jefe de la OPH, o por el personal técnico que designen por delegación.

Este Plan Especial establece, además, un conjunto de medidas adaptadas a los diferentes umbrales de sequía y que han de ser comunicadas, a la mayor brevedad, a las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales, Mancomunidades de Municipios y a todos los ayuntamientos que componen la cuenca hidrográfica del Miño-Sil.

Las medidas propuestas son, entre otras, el ahorro de suministro en usos y destinos no prioritarios (riego de jardines, baldeo de calles), reducción de presión nocturna en redes urbanas y refuerzo de los controles del agua captada para el abastecimiento que, debido al escaso caudal, podría afectar a la calidad.