Montañas-del-Bierzo

Por Xabier Lago Mestre, colectivo Fala Ceibe do Bierzo

Todos sabemos de la existencia de la provincia de Villafranca del Bierzo, aprobada por Decreto de las Cortes de 27 de enero de 1822. También conocemos de las disputas por su capitalidad entre las dos villas principales de la provincia, Villafranca y Ponferrada. Incluso se ha difundido erróneamente que la supresión de la mencionada provincia se debió a las diferencias entre los dos núcleos de población. Esta idea es totalmente falsa pues la disolución de nuestra provincia fue consecuencia de las políticas del Estado, tanto las centralistas del liberalismo como las contrarrevolucionarias realistas.

En este trabajo analizaremos el proceso reivindicativo de Villafranca y Ponferrada en su lucha por la capitalidad provincial. Villafranca ostentaba la capitalidad del amplio marquesado, localizado en el occidente regional. Por la otra parte, la realenga Ponferrada había sido la capital de la provincia de El Bierzo, durante todo el Antiguo Régimen (siglos XVI al XVIII). Como no podía ser de otro modo, el debate político sobre la nueva capitalidad se extendió a todos los ayuntamientos que formaban parte de la provincia, y se enconó cuando cuestionó los límites territoriales entre los reinos de León y Galicia.

LOS PUEBLOS DE EL BIERZO TOMAN PARTIDO.

Conocemos que Priaranza y Camponaraya se mostraron contrarios a la capitalidad villafranquina y llevaron sus quejas ante la propia Diputación leonesa (octubre y noviembre de 1820, respectivamente). Así se manifiesta Priaranza, “que no accedan a la solicitud de varios ayuntamientos de Galicia que pretenden se forme una nueva provincia designando por capital a Villafranca (…)” (Miguel J. García Glez, Historia de la Diputación de León).

Como resulta lógico, los pueblos más próximos a Villafranca defendieron la capitalidad de ésta, casos de Valboa, Barxas, Corullón, Trabadelo y Veiga de Valcarce (DSC. octubre de 1820). Pero antes los 11 pueblos pertenecientes al ayuntamiento de Villafranca también habían mostrado sus quejas ante los abusos de esta villa, “manifiestan que siempre fueron tratados por éste como los negros de Goa en las plantaciones americanas, y que aunque debería haber cambiado su esclava suerte cuando en toda España resuena la voz de una Constitución derrocadora de tiranías, se vén, no solamente en la dependencia ignominiosa en que antes de ahora los tenía dicho Ayuntamiento, sino escandalosamente oprimidos, vejados y echos un bil juguete del mismo (…)” (Diputación Provincial León, 1821).

Por otra parte, los pueblos de Barrios de Salas, Bembibre, Columbrianos, Molinaseca, etc. querían la capitalidad provincial para Ponferrada (DSC. 3 de abril de 1822). Así pues, la proximidad de los pueblos a la futura capitalidad provincial de El Bierzo supuso los apoyos a una u otra.

INCLINACIONES DE LAS COMARCAS PERIFÉRICAS.

Respecto a las comarcas periféricas de la región berciana, los pueblos de La Cabrera apoyaron a la villa de Ponferrada, “manifiestan los perjuicios que se seguirán a aquellos naturales de declararse a Villafranca capital de la nueva provincia del Vierzo y las ventajas que resultarían de que la capital se estableciese en la villa de Ponferrada (…)” (DSC. 13 de octubre de 1821).

Por lo que toca a los pueblos norteños de Ribas del Sil (Salientes, Salentinos y Valseco) querían su inclusión en la provincia de León (DSC. 23 de diciembre de 1822). El diputado Sierra y Pambley defendió el mantenimiento de Laciana en la provincia leonesa, “si bien no les es muy fácil bajar a la capital de León, les es absolutamente imposible ir a la de la nueva provincia del Vierzo porque median por esta parte montañas y caminos inaccesibles (…)” (Diputación de León, 16 de junio de 1821). Los acuerdos entre las diputaciones de León, Villafranca y Ourense, el 31 de agosto de 1822, fijaron los límites territoriales de la provincia berciana, ”por el Norte comienza la línea divisoria en el santuario de Nª Sª. De Carrasconte, entre las Babias que quedan acogidas a León y Laciana al Bierzo, sigue por entre la Vega de los Viejos y Lumajo hasta la cumbre de este último pueblo, continuando por la raya con Asturias a buscar el Puerto de Leitariegos, camina por los de Cerredo y Cienfuegos a buscar el monte del Cuadro (…)”.

Los pueblos de la merindad de Aguiar se inclinaron por Villafranca por su vinculación histórica, económica, vías de comunicación y judicial con el marquesado. En este caso conocemos la existencia de un expediente formado por el ayuntamiento de Villafranca sobre la agregación a su partido diferentes pueblos de la antigua merindad de Aguiar. Entre esta documentación se haya un escrito de 9 párrocos de dicha merindad al Consejo Real, de 20 de junio de 1817, en el que demandan la dependencia judicial de Villafranca del Bierzo (Isidro García Tato, Valdeorras de cara al año 2000). Los pueblos sureños de la antigua merindad de Aguiar, A Veiga de Cascallá, Robledo, O Porto, O Real, O Barrio, O Castelo y Leria se mostraron a favor de su inclusión en la provincia de Ourense (DSC. 13 de abril de 1821).
O Bierzo, novembro de 2014.
WWW.FACEBOOK.COM/XABIERLAGOMESTRE.

http://sites.google.com/site/obierzoxa http://www.facebook.com/xabierlagomestre www.twitter.com/obierzoxa http://www.blogoteca.com/obierzoxa http://obierzoceibe.wordpress.com http://www.ciberirmandade.org/falaceive www.ponferrada.org www.partidodelbierzo.es