• Medio Ambiente informa a favor de la aprobación del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico-Artístico de Monforte
  • La Dirección Xeral de Ordenación del Territorio y Urbanismo concluye que el documento aprobado provisionalmente el pasado 6 de julio corrige todas las objeciones y consideraciones que le había trasladado al Ayuntamiento respeto del plan inicial
  • El ámbito de actuación abarca una superficie de 69,18 hectáreas, que se corresponden básicamente con la zona declarada como Bien de Interés Cultural

 

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda viene de emitir informe favorable como paso previo a la aprobación definitiva del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico-Artístico (PEPCHA) del Ayuntamiento de Monforte de Lemos.

Tras recibir el visto bueno de la Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo, el Gobierno municipal podrá seguir adelante con la tramitación del plan, que arrancó en el año 2016 con la evaluación ambiental del documento. En febrero del año pasado, la Xunta de Gobierno local aprobó provisionalmente el PEPCHA, remitiéndolo a la Consellería para su dictamen.

Sin embargo, a la vista de la documentación presentada, Urbanismo emitió un informe desfavorable, requiriéndole al Ayuntamiento, como promotor de la iniciativa, que habían sido enmendadas una serie de cuestiones.

Finalmente y después de hacer las oportunas correcciones al documento, la Xunta de Gobierno Local acordó el pasado 6 de julio aprobar provisionalmente el PEPCHA y remitirlo de nuevo a la Consellería, que tras comprobar las modificaciones realizadas considera que se dio cumplimiento a todas las consideraciones y objeciones formuladas en su día y, por consiguiente, informa favorablemente como paso previo a su aprobación.

En todo caso, tal y como se recoge en el propio documento promovido por el Ayuntamiento, en el caso de pretenderse la ejecución de un nuevo puente sobre el río Cabe a los efectos de garantizar la peatonalización del puente medieval, el Gobierno local previamente debería impulsar la tramitación de una modificación puntual del PEPCHA que se va a aprobar ahora, acreditando que concurre interés público, sometiéndola la una nueva información pública y recopilando el informe favorable de todos los organismos sectoriales afectados, nombradamente la Confederación Hidrográfica y la Dirección General de Patrimonio Cultural, conforme al establecido en la Ley del suelo de Galicia.

Doble objetivo: proteger y rehabilitar

El PEPCHA de Monforte tiene el doble carácter de documento de protección, en cuanto que propone medidas destinadas a salvaguardar el patrimonio cultural, y de plan de rehabilitación, ya que ordena y programa actuaciones dirigidas a recuperar e impulsar los valores sociales, culturales, económicos, ambientales, edificatorios y funcionales del conjunto de su ámbito.

Como objetivos generales de la ordenación establece la salvaguarda del patrimonio arquitectónico, arqueológico y cultural; la recuperación del uso residencial y la actividad económica; la mejora de las condiciones de vida, evitando lo deterioro de la zona; la integración de la zona en el contexto funcional de la ciudad; y la protección de los valores ambientales y paisajísticos.

De este modo, el PEPCHA contiene, de una banda, la protección, conservación y catalogación del patrimonio cultural, histórico-artístico y arquitectónico, y de otra, una propuesta de ordenación pormenorizada, con regulación de usos, condiciones de la edificación, calificación urbanística, reservas dotacionales y espacios libres, viabilidad, servicios urbanísticos, etc. También incluye la normativa urbanística y el estudio económico, y el programa de actuaciones.

El ámbito del plan especial se corresponde esencialmente con el declarado Bien de Interés Cultural mediante lo Decreto 187/2005, de 16 de junio, que modifica el anterior de 1973, incorporando como zonas de respeto los barrios de Ramberde, Carude y Praza do Piñeiro, así como las orillas del río Cabe. Abarca una superficie total de 69,18 has, de las que 52,51 has corresponden propiamente al conjunto declarado y 17,67 has a las zonas de respeto. La delimitación del plan rectifica el perímetro del conjunto, adaptándose al parcelario existente.

Tras recibir el visto bueno de la Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo, el Gobierno municipal podrá seguir adelante con la tramitación del plan, que arrancó en el año 2016 con la evaluación ambiental del documento. En febrero del año pasado, la Xunta de Gobierno local aprobó provisionalmente el PEPCHA, remitiéndolo a la Consellería para su dictamen.

Sin embargo, a la vista de la documentación presentada, Urbanismo emitió un informe desfavorable, requiriéndole al Ayuntamiento, como promotor de la iniciativa, que habían sido enmendadas una serie de cuestiones.

Finalmente y después de hacer las oportunas correcciones al documento, la Xunta de Gobierno Local acordó el pasado 6 de julio aprobar provisionalmente el PEPCHA y remitirlo de nuevo a la Consellería, que tras comprobar las modificaciones realizadas considera que se dio cumplimiento a todas las consideraciones y objeciones formuladas en su día y, por consiguiente, informa favorablemente como paso previo a su aprobación.

En todo caso, tal y como se recoge en el propio documento promovido por el Ayuntamiento, en el caso de pretenderse la ejecución de una nueva ponte sobre el río Cabe a los efectos de garantizar la peatonalización de la ponte medieval, el Gobierno local previamente debería impulsar la tramitación de una modificación puntual del PEPCHA que se va a aprobar ahora, acreditando que concurre interés público, sometiéndola a una nueva información pública y recopilando el informe favorable de todos los organismos sectoriales afectados, nombradamente la Confederación Hidrográfica y la Dirección General de Patrimonio Cultural, conforme al establecido en la Ley del suelo de Galicia.