• La inversión para este monumento situado en el corazón de la Ribeira Sacra es de 360.000 euros

Monasterio de San Pedro de Rocas

 

El monasterio de San Pedro de Rocas, situado en el municipio de Esgos (Ourense), en la Ribeira Sacra, tendrá su propio plan director para su conservación y  mejora, después de un reciente convenio firmado entre la Consellería de Cultura y la Diputación de Ourense.

El Plan Director para este monumento, que estaría listo en 2020, tiene como establecer el estado de conservación actual del bien y definir las líneas de actuación de cara al futuro en el campo de su conservación y de las propuestas para su desarrollo sostenible de manera compatible con sus valores culturales y de identidad.

Para eso, el documento, recogerá los estudios y propuestas de perspectiva histórica, arqueológica, de conservación y restauración de los elementos artísticos, arquitectónica y espacial del monumento y contorno y, por otra parte, la perspectiva de su conservación y gestión. De este modo, describirá las características del monumento y sus “patologías” constructivas y funcionales, definirá las condiciones para su mantenimiento y restauración y analizará su potencialidad para el desarrollo de una propuesta de usos compatible con sus valores culturales que permita su idónea puesta en valor al tiempo que lo conviertan en un referente social y económico en la comarca y en el conjunto de la Ribeira Sacra.

El Plan Director incluye también la redacción del proyecto arqueológico, del de actuaciones urgentes y del de conservación y puesta en valor. La ejecución de todas estas acciones está también incluida en el marco de esta inversión de la Consellería de alrededor de 360.000 euros.

Asimismo, en esta misma programación se incluye la restauración de las pinturas murales de la iglesia, que fueron objeto de actuaciones iniciales de conservación en 2017, con el objetivo de recuperar por completo la estabilidad de las mismas, cuyo estrato original está ejecutado al fresco. Para eso se realizarán labores de eliminación de morteros, consolidación de  policromías y de limpieza y reparación de las patologías de tipo biológico que afectan la este espacio.

El Plan Director, un documento muy exhaustivo que incluye trabajos arqueológicos, persigue estar listo en el año 2020, aunque la ejecución de todos los trabajos previstos podrá extenderse hasta el año 2021.

El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez,destaca la importancia de estas actuaciones tanto para la comarca como para la propia Ribeira Sacra, en cuyo corazón está situado San Pedro de Rocas, y, en concreto, para la candidatura a Patrimonio de la Humanidad. Asimismo, incidió en la necesidad de que un monumento como este cuente con una hoja de ruta planificada, un Plan Director, en base a lo que sustentar todas las actuaciones que en él se realicen, así como los usos para los que sea empleado, más habida cuenta el creciente interés turístico de la zona.