• El concurso de reciclaje ‘Pilabot’ comienza en 150 colegios para concienciar sobre el impacto de estos residuos en medio ambiente
  • A través de esta iniciativa, que se prolongará durante cinco semanas en todos los centros de enseñanza de primaria y secundaria adheridos, se fomentará la recogida selectiva y el reciclaje de pilas, baterías y acumuladores portátiles
  • Los colegios que más kilos recojan en los contenedores habilitados recibirán cuatro premios económicos para invertir en la compra de material escolar o deportivo
  • Una sola pila de botón puede contaminar hasta 600.000 litros de agua, el equivalente al consumo de 30 personas durante toda su vida

 

Alumnos de 150 centros de educación primaria y secundaria de toda Galicia participarán desde esta semana en la campaña Pilabot, una iniciativa pionera impulsada por la Consellería de Medio Ambiente para fomentar la recogida de pilas y baterías al tiempo que se conciencia a las nuevas generaciones sobre el impacto medioambiental de este tipo de residuos.

Para intentar llegar mejor a los chavales, la campaña incluye como actividad estrella un concurso de reciclaje de forma que los centros participantes que consigan las mejores cifras de recogida recibirán un premio económico, que deberán destinar a la compra de material escolar o deportivo para actividades educativas. Concretamente, se establecerán cuatro premios: dos, dotados con 2.500 euros cada uno, para el centro escolar que más kilos de pilas reúna y también para el centro que más kilos recoja por alumno; y otros dos, de 1.250 euros, para el colegio que quede en segunda posición en ambas categorías.

El concurso de recogida de pilas tendrá una duración de cinco semanas lectivas en todos los centros adheridos. Esta semana arrancó oficialmente en los primeros colegios con la instalación de bidones recolectores de pilas y diverso material informativo, y en los próximos días se irá extendiendo de forma paulatina a la totalidad de los 150 centros inscritos (53 centros de la provincia de A Coruña; 15 de Lugo; 31 de Ourense; y 51 de Pontevedra), finalizando oficialmente con las últimas recogidas el 11 de febrero.

Asimismo, la campaña Pilabot, que se ponen en marcha con la colaboración de los gestores de Ecopilas, ERP y Ecolec, también incluirá actividades informativas y charlas educativas en los centros, con la entrega de información y material sobre la campaña, y sobre el reciclaje de pilas, así como actividades participativas y también se organizará un concurso de fotografía creativa #eusonpilabot, en el que las tres fotos que consigan en las redes más “me gusta” también conseguirán un premio.

 

Carga contaminante

La campaña Pilabot, que tiene como mascota a uno simpático robot, arrancó oficialmente el 1 de octubre con la presentación y gestión de las inscripciones en los centros y prolongará sus actividades hasta el mes de marzo, con una fiesta final y la entrega de premios a los ganadores de las distintas actividades.

Hace falta recordar que este tipo de residuos tienen una alta carga contaminante. A modo de ejemplo, una sola pila de botón, como la que se emplea en un reloj, puede contaminar hasta 600.000 litros de agua, lo que equivale al consumo de 30 personas durante toda su vida por lo que resulta primordial que este tipo de residuo se deposite en el colector correspondiente para darle el tratamiento idóneo.

Además, las pilas se encuentran en múltiples dispositivos, como juguetes, cámaras, linternas, relojes… por lo que desde la Consellería de Medio Ambiente se considera fundamental fomentar su correcta separación no solo en los hogares, sino también en los trabajos, centros de ocio y colegios, uno de los mejores lugares para trasladar a las futuras generaciones a importancia de separar bien y depositar estos residuos en contenedores específicos.

En este sentido, la coincidencia con La Navidad de la campaña Pilabot también permitirá concienciar a los rapaces y a sus familias sobre la forma más acomodada de reciclar pilas y baterías en una de las épocas del año de mayor consumo de aparatos eléctricos y electrónicos.

En todo caso, en los últimos años se ha incrementado de forma notable la concienciación de la población gallega con respecto al tratamiento de las pilas, pero aún queda camino por andar. Según las cifras de 2017 (último año con datos completos disponibles), en Galicia se recuperaron 225.356 kilos de pilas, lo que supone un incremento de un 23% en los últimos 9 años.