• El presidente de la Diputación ourensana, Manuel Baltar, presentó en Bruselas la mayor base de datos sobre recursos termales en Europa

Paul Simons, Manuel Baltar, Magda Herbowska y Mario Crecente tras la presentación del Atlas Termal Europeo

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, en representación de los territorios termales de Europa EHTTA, presentó en Bruselas el proyecto del “Atlas Termal Europeo”, la mayor base de datos sobre recursos termales en Europa, para el estudio y divulgación del patrimonio termal europeo. El Atlas, desarrollado por el comité científico de la Asociación Europea de Ciudades Históricas Termales (EHTTA), está estructurado en un Sistema de Información Geográfica con categorías que abarcan datos de municipios, manantiales, fuentes, balnearios, hoteles, villas termales, ocio, naturaleza, servicios, industria, investigación, eventos, imagen y turismo. Todo ello facilitando la comparación a diversas escalas.

Después de la aprobación en octubre de 2016 del ingreso de la provincia de Ourense en la Asamblea General de la Asociación Europea de Ciudades Termales Históricas (EHTTA), Manuel Baltar acaba de ser designado representante de los territorios termales europeos para presentar en Bruselas “una  herramienta que permitirá conocer más y mejor los recursos de las provincias, ciudades y villas termales de Europa”, explicó Baltar, destacando que la provincia de Ourense “tendrá un papel protagonista, dadas las singularidades de salud, ocio y naturaleza que ofrece nuestro termalismo y la “marca Ourense”.

El presidente de la Diputación presentó el  Atlas Termal al departamento de referencia de asuntos de Termalismo, que dirige el comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte de la Unión Europea, Tibor Navracsics. Acompañado de Paul Simons y de Mario Crecente -presidente y vicepresidente del  comité científico de la Rede de Territorios Termales de Europa-, Manuel Baltar puso en valor “las potencialidades de los recursos económicos y turísticos que el termalismo tiene en Europa, continente con la mayor riqueza y tradición termal del mundo”.

 Baltar expuso además las fortalezas del termalismo de la provincia de Ourense, integrada en la Red termal más importante de Europa, en la que están presentes 40 miembros de 13 países, y en la  que se encuentran ciudades como Baden Baden, Bath, Budapest, Vichy y la propia ciudad de Ourense, una de las fundadoras, al tiempo que forma parte del Itinerario Cultural Europeo de las Ciudades Históricas Termales.

El “Atlas Termal de Europa” tiene como finalidad compilar y gestionar la información sobre recursos y valores de los territorios termales europeos desde el punto de vista natural, cultural e intangible. Este proyecto tuvo su origen en el Comité Científico de la Asociación Europea de Ciudades Históricas Termales (EHTTA) y en el Itinerario Cultural Europeo de las Ciudades Históricas Termales, avalado por el Consejoo de Europa, y fue desarrollado por un equipo multidisciplinar de expertos en termalismo, patrimonio, historia, paisaje, urbanismo y turismo, coordinados por Mario Crecente, redactor del plan “Ourense, la provincia termal”.

Manuel Baltar, como comisionado de los territorios termales de Europa para presentar en Bruselas esta iniciativa, por delegación de Giuseppe Belandi, presidente de la EHTTA, considera que el termalismo del siglo  XXI “pasa por conjugar historia e innovación, haciéndolos complementarios para que el interés por los recursos termales llegue a un amplio abanico de edades”.

Para ello, afirma que el turismo termal “tiene que seguir apostando, como hacemos en la provincia de Ourense, por la innovación al servicio de la  gestión, y dio cuenta a la Comisión Europea de la iniciativa que ya presentó recientemente en Madrid: la realización de un “pacto termal nacional” para promocionar el  termalismo español en el mercado internacional. “Podemos crecer mucho en este sector –explicó Baltar-  poniendo de acuerdo al sector privado, a las instituciones públicas y a los usuarios, y trabajando todos en la misma dirección para generar áreas de atracción turística  en torno a la riqueza termal de cada territorio”.