• El Festival de Ourense cierra su 23ª edición con “éxito mediático, de público y crítica”
  • Manuel Baltar afirmó en la rueda de prensa de balance que el OUFF “mostró en esta edición, una de las mejoras de las celebradas hasta lo de ahora, la calidad de las obras y de la programación, situando a Ourense como capital gallega del cine”
  • El presidente de la Diputación de Ourense agradeció “el gran trabajo” realizado por los coordinadores artístico y técnico, Miguel Ángel Fernández y Aurelio Gómez Villar, y todo el equipo que integra el OUFF “en un festival que se hizo en siete semanas y que en 2019 dará un paso más con actividades a lo largo de todo el año y que seguirá siendo una firme apuesta de la Diputación de Ourense”
  • Baltar remarcó la importancia de este evento y la de las actividades a su redor en lo que supondrá de promoción audiovisual para la provincia de Ourense con un catálogo de localizaciones para rodajes; con la nueva película de Xabier Bermúdez, o el protagonismo que Blanco Amor tendrá en 2019, coincidiendo con el 40º aniversario de su muerte con la reedición de sus guiones cinematográficos y ocupando espacio propio en el próximo OUFF”
  • Más de 8.300 personas participaron en las actividades del festival y 6.249 asistieron las salas los cinco días de proyecciones. El OUFF homenajeará también en 2019 a Eloy Lozano, fundador del festival, y al cine de México

Miguel Anxo Fernández, Manuel Baltar y Aurelio Gómez Villar

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, dijo ayer, en la rueda de prensa de balance de la 23ª edición del Festival de Ourense ( OUFF) que el certamen “fue un éxito mediático, de público y crítica”, expresando que el festival “mostró en esta edición, una de las mejoras de las celebradas hasta lo de ahora, la gran calidad de las obras y de la programación, situando a Ourense como capital del cine”.

El presidente de la Diputación de Ourense agradeció “el gran trabajo” realizado por los coordinadores artístico y técnico, Miguel Ángel Fernández y Aurelio Gómez Villar, y todo el equipo que integra el OUFF “en un festival que se hizo en siete semanas y que en 2019 dará un paso más con actividades a lo largo de todo el año y que seguirá siendo una firme apuesta de la Diputación de Ourense”.

Baltar remarcó la importancia de este evento y la de las actividades a su redor en lo que supondrá de promoción audiovisual para la provincia de Ourense con un catálogo de localizaciones para rodajes; con la nueva película de Xabier Bermúdez, o el protagonismo que Blanco Amor tendrá en 2019, coincidiendo con el 40º aniversario de su muerte con la reedición de sus guiones cinematográficos y ocupando espacio propio en el próximo OUFF”

“En el año 2019 y siguientes, gracias al incremento de la aportación económica y la logística por parte del gobierno provincial el festival tendrá aún más fuerza y más entidad”, dijo Baltar subrayando que durante todo el año, en diversas localidad de la provincia en el marco del Festival de Cine, “tendrá lugar el desarrollo de actividades relacionadas con el séptimo arte como presentación de libros, exposiciones fotográficas o talleres, y también incluirá iniciativas dentro de la “Ourense ICC Week”, el marco de las industrias culturales y creativas, que desde hace seis años organiza la Diputación de Ourense”.

El presidente del gobierno provincial afirmó que este certamen “fue un éxito de público y de crítica, y por encima de todo, recibió el aplauso de los ourensanos; conectó con el vecindario. ES un gran proyecto de la Diputación de Ourense y el Festival de Cine de Galicia”, y dijo que es “cuestión de tiempo” que el Ourense Film Festival se posicione entre los “mejores festivales de cine de España”.

Manuel Baltar, con los coordinadores del festival y parte del equipo, en la rueda de prensa de balance de OUFF 2018

 

Público numeroso e implicado

Sobre los datos de la 23ª edición, Miguel Ángel Fernández señaló que 8.316 personas pasaron por el festival, 6.249 personas asistieron las salas los 5 días de proyecciones, y, de ellas, el 70% votaron las películas de la Sección Oficial, lo que significa, en su opinión, que “Ourense quería este festival y que el público tenía gran implicación”. Además, los 10 largometrajes en competición fueron valorados con una nota media de 3,5 en una escala del 0 al 5. La película mejor valorada fue Capharnaum con 4,77 sobre 5.

Además, “casi todos los colectivos implicados en el sector audiovisual pasaron por el festival”, una cita que Fernández calificó de “experimental” y que se puso en marcha en tan sólo 7 semanas, con un equipo de unas 20 personas y un presupuesto de 120.000 euros.

Tanto Fernández como Baltar coincidieron en que “ilusión” fue la palabra que mejor definió los 7 días de festival, y con esa misma ilusión avanzaron algunas de las novedades del OUFF 2019, cita que afrontan con “las expectativas más optimistas”, en palabras del presidente de la Diputación de Ourense.

Un OUFF 2019 para toda la provincia

La 24ª edición del Ourense Film Festival, que podría celebrarse la finales de septiembre, se expandirá al resto de la provincia; contará con México como país invitado; reforzará Haces Muvis, novedad de esta edición en la que varios equipos grabaron una pieza audiovisual en solo 48 horas, con por lo menos el doble de participantes; entregará la Calpuria de Honra In memoriam a Eloy Lozano, fundador del festival en 1995, con motivo del 20ª aniversario de la suya único largometraje; y creará un espacio propio para el escritor y guionista Eduardo Blanco Amor, del que se cumplirán 40 años de su muerte, con la reedición de sus guiones.

La 23ª edición del OUFF fue posible con la organización y el patrocinio de la Diputación de Ourense y el de Xunta de Galicia, Ayuntamiento de Ourense, ABANCA, GADIS y Fundación AISGE.