• La Guardia Civil detuvo a 29 personas, entre ellas un narcotraficante turco y un cirujano madrileño que ocultaba en su chalet de Madrid parte de la droga

La Guardia Civil en la operación

 

La Guardia Civil, en el marco de la operación “Galeaza”, desarrollada en Madrid, Pontevedra y Ourense, ha procedido a la detención de 29 personas, compuesta principalmente por ciudadanos turcos, albaneses y españoles, pertenecientes a una organización  criminal dedicados al tráfico de heroína procedente de los Balcanes, Turquía y Holanda que operaba a nivel internacional.

En la operación se ha practicado 18 registros en las provincias de Madrid, Ourense y Pontevedra, donde se ha intervenido 16 kilogramos de heroína de gran pureza, sustancias de corte, útiles para la adulteración,  manipulación y envasado del estupefaciente, prensa hidráulica, moldes.

Asimismo, se ha desmantelado en la localidad de Pontevedra un laboratorio donde se adulteraba y envasaba la droga y se ha intervenido 35.000 euros en efectivo, 1 pistola con munición, 11 vehículos de alta gama dotados algunos de ellos de dobles fondos para el traslado de la droga, material electrónico de comunicaciones y documentación relacionada con los hechos investigados, entre otros.

Momento de la operación

 

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia en Pontevedra de una organización que podría estar abasteciendo de heroína a toda la comarca gallega.

A partir de este momento, y una vez identificados los integrantes de la red, fueron sometidos a una discreta vigilancia, averiguando que se proveían de la heroína a través de tres organizaciones turco-albanesa, asentadas en Madrid y Ourense, encargadas a su vez de la introducción en España de grandes cantidades de heroína procedente de los Balcanes, Turquía y Holanda.

Igualmente, durante la fase de investigación, los agentes localizaron en Vigo (Pontevedra) un laboratorio donde los narcos gallegos  ocultaban, adulteraban y envasaban el estupefaciente antes de ser distribuido.

Durante las vigilancias a las que fue sometida la red turco-albanesa, los investigadores detectaron que la heroína era trasladada de un punto a otro, oculta en dobles fondos practicados en sus vehículos.

Esta estructura delictiva, en sus reuniones, adoptaba importantes medidas de seguridad (contravigilancias en sus movimientos, utilización de identidades falsas, etc.), con el fin de evitar, o detectar, su posible control por parte de algún Cuerpo de Seguridad.

La Guardia Civil durante la operación

 

Una vez identificados todos los miembros de la red y lugares de residencia, se procedió a la detención de a 29 integrantes.

Entre los detenidos se encuentra un narcotraficante turco,  prófugo de la Justicia española sobre el que pesa una condena de 14 años de prisión y un cirujano madrileño que ocultaba en su chalet de Madrid parte de la droga introducida en nuestro país.

La operación, dirigida por el Juzgado nº 3 de Cangas do Morrazo (Pontevedra) y coordinada por el Fiscal Antidroga de la misma provincia, ha sido desarrollada conjuntamente por el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Pontevedra, y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Madrid, contado igualmente con la colaboración, en la fase de explotación del Servicio Cinológico y otras Unidades del mismo Cuerpo de Madrid, Ourense y Pontevedra.

Efectos incautados