• El Hospital Comarcal de Valdeorras realizó una intervención quirúrgica para formar a profesionales en esta técnica y la seguirá aplicando

Nervio pudenco

 

 
El Servicio de Cirugía de la Gerencia de Gestión Integrada de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras está aplicando una novedosa técnica, que oferta una solución quirúrgica a los pacientes que sufren dolor pélvico crónico, por el pinzamiento del nervio pudendo, un dolor con pocas alternativas terapéuticas hasta ahora.
 
Precisamente para formarse en esta alternativa quirúrgica, profesionales del Complejo Hospitalario de Pontevedra y del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, asistieron a una intervención que se se realizó en el Hospital Comarcal de Valdeorras.
La intervención, dirigida María Teresa García Martínez del Servicio de Cirugía en el HCV, consiste en la liberación del nervio pudendo, pinzamiento que genera una neuralgia, o dolor intenso, en el área perineal, pelviana o genital, as veces insoportable, y que fue descrita por vez primera en Francia, al inicio de los 90, al detectarse su incidente en numerosos ciclistas participantes en el Tour, que no encontraban un diagnóstico médico o solución a su patología.
 
Fue en Francia donde se formó la Dra. García, con el Profesor Roger Roberts del Hospital Universitario de Nantes, quien, además de localizar el origen de la neuralgia en el atrapamiento de este nervio, desarrolló una técnica técnica quirúrgica específica, hasta ahora única, para liberarlo, que es la que se practica en Ourense, y en Valdeorras, cuando las condiciones son las idóneas . El Servicio de Cirugía de Ourense es así uno de los pocos de Europa que hace esta intervención, hasta ahora sólo plenamente implantada en Francia.
 
La principal dificultad de la operación es la selección de los pacientes en los que está indicada, ya que el dolor pélvico puede deberse la múltiples causas, siendo  imprescindible un estudio diagnóstico específico, para determinarlo y evaluar sus posibilidades de éxito. Estudio que  se realiza en Ourense y  que en breve comenzará a practicarse también en el hospital del Barco.
 
Según los estudios realizados, a partir de los cuatro años de permanecer pinzado, el nervio se deteriora, por lo que se reducen a un tercio las opciones de plena recuperación.  Cuando la intervención se realiza con una indicación idónea y en un tiempo prudencial, las posibilidades de mejoría ascienden hasta el 70%, no existiendo riesgos contrastados de daños colaterales, o empeoramiento de los síntomas preexistentes, lo que supone una nueva esperanza para los afectados.
 
La cirugía contribuye así a mejorar la calidad de vida de los pacientes, ya que esta patología dificulta una actividad, tan básica de la vida diaria, como sentarse, y  conducir, trabajar sentado,… Los síntomas, según explica el jefe del Servicio de Cirugía de la Gerencia de Gestión Integrada de Ourense, Manuel García,  cursan de manera muy distinta en cada persona, desde dolor  punzante,a la pérdida de sensibilidad, entumecimento, sensación de descarga eléctrica o relaciones sexuales dolorosas, que resultan incapacitantes y muy frustrantes”.
 
Origen y diagnostico
 
Para determinar la existencia de un pizamiento del nervio se procede inicialmente a descartar la existencia de otras enfermedades, como hemorroides, fisuras, o tumores, lo que lleva a  realizar una prueba específica de infiltración del nervio pudendo, guiada por TAC, que se está aplicando en la actualidad, en el hospital de Ourense y en breve también en el de Valdeorras.
 
Las previsiones, del Servicio de Cirugía de la Gerencia de Gestión Integrada de Ourense, pasan por la formación de mas profesionales del servicio, y de los hospitales autonómicos, o nacionales que lo deseen, de cara a crear una red multidisciplinar multicéntrica, formada por cirurjanos, ginecólogos, urólogos, anestesistas o radiólogos para ofertarles a los pacientes una asistencia mas completa.