Parte de las declaraciones a la BBC de Alfredo Moser , un mecánico brasileño que tuvo una idea especialmente brillante en el año 2002, después de sufrir uno de los frecuentes apagones que afectaban a Uberaba, la ciudad en la que vive al sur de Brasil.

“Es una luz divina. Dios hizo el sol para todos y su luz es para todos”

d6da07889d94ee6609a9d2624077b3c5

 

Moser empezó a jugar con la idea de la refracción de la luz solar en el agua y al poco tiempo había inventado la bombilla de los pobres. Ingenio sencillo al alcance de cualquiera, ya que únicamente se necesita con una botella de plástico llena de agua con algo de lejía para preservarla de algas. Se sitúa en un agujero del tejado y se ajusta con resina de poliéster.

Iluminación gratuita y ecológica durante el día, especialmente útil para chabolas y construcciones precarias que apenas tienen ventanas, con una potencia de entre 40 y 60 vatios en función de la intensidad solar.

Así es la ‘bombilla de los pobres’ que triunfa en suburbios de todo el planeta

imagen-sin-titulo

 

 

Fotos y fuente: www.elconfidencial.com