Desde muy pequeña, la imagen que siempre tuve es la de mi madre cosiendo con la típica máquina de coser antigua de pedal. Siempre iba perfecta con sus trajes de chaqueta a medida. Por mi parte, odiaba la ropa que me ponía, siempre conjuntada y de rosa (risas). Era increíble como podía confeccionar esa ropa sin ningún tipo de base. Me ponía a su lado, y la observaba día y noche. Me encantaba pintar a su lado.

1458688_547271468697060_1007694851_n

Lo que odiaba, es que no me dejara decidir lo que quisiera. Zapatitos de charol con calcetines de puntilla y por supuesto, el conjuntito rosa (risas). Lo odiaba. Y los días en que se juntaba con otras madres y hacían trajes para todas, pero con diferentes colores. Horror!!!

49

Me hice mayor, y por supuesto, los gustos fueron cambiando. Pasando por etapas para todos los gustos.

Una vez finalizados mis estudios en el instituto, me decidí por Comercio y Marketing. Fue mi época rebelde y en la que no sabía qué hacer, aunque seguía pintando ropa en casa y me seguía fascinando, acompañar a mi madre a la modista.

Estudiando, me di cuenta que la asignatura que más me llamaba era escaparatismo, así que terminé Comercio y comencé mi aventura con ello (cursos, máster…). Pero había algo en el fondo que me decía que no era decorar escaparates, era trabajar en la moda lo que deseaba.

74

Después de trabajar años en diversas tiendas, me decidí por fin a estudiar Diseño y Patronaje Industrial. Así fue como con los pequeños ingreso que tenía por paro y trabajando en una boutique inicio diseño en una escuela privada de Vigo. Mientras terminaba decidí ganar dinero para el proyecto final así que me puse a vender complementos creando collares a partir de los que no me ponía y haciendo nuevos.

Lo que menos me imaginaba es que se fuesen a vender, ya que al principio te compran familiares y amigos, pero después la publicidad del boca a boca hizo el resto. Me decidí a poner un puesto en un mercadillo para palpar el mercado y fue un éxito.

 

1477809_547558772001663_480544798_n
A partir de ahí, no paré, ya que me presente con un estilismo y gané G.W.F. en febrero de 2014. Creé eventos, concursos…y hasta hoy, que no sólo diseño collares, sino accesorios, foulards, bolsos, pulseras, anillos, broces, camisetas pintadas a mano…y ropa, llevando ya seis exitosas colecciones a mis espaldas.

Motiva los comentarios diarios de clientes, el contacto de tiendas para vender mi marca y la repercusión del trabajo cada vez mayor. Este año ya conseguí ocho puntos de venta en Vigo y sus alrededores, esperando que crezcan. Colaboro con diseñadores, con discotecas, hago de blogger…y trabajo en mi nuevo taller.

Hay que luchar por lo que uno cree, siempre hay dificultades y envidias, pero es lo que te hace seguir.

19

Para terminar, os dejo mi primera colección (ADDICTION), de la cual, podéis ver más en http://loscomplementosdeec.blogspot.com.es

Os seguiré contando…

Untitled-1