• Sebastián López: “Se me quedaban con facilidad las canciones, aprendía coplas de ciego y las que cantaba mi padre”, expresó durante el homenaje que se le rindió en Vilamartín

Foxo le impone la Medalla de Oro de la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense

 

Sebastián López Paradelo, el “cantor de Correxais” (Vilamartín), recibió la Medalla de Oro de la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense, entregada por el director de esta agrupación, Xosé Lois Foxo. El acto se desarrolló en el restaurante Paladium, donde familiares, amigos y personas vinculadas al mundo de la cultura popular le rindieron un cálido homenaje. Sebastián López también interpretó canciones ante los presentes.

Comida-homenaje en el Restaurante Paladium

 

Xosé Lois Foxo manifestó que la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense lleva entregando el galardón 30 años, premio que comenzó a entregar en O Caurel (Lugo),  y  que es la primera vez que se da en Valdeorras, aún cuando también “la merecen muchas otras personas, 30 o 40 que serían merecedoras de esa medalla”, haciendo alusión a los que han colaborado y colaboran para hacer posible el Cancionero de cantos y coplas antiguas de Valdeorras. “Se entrega por primera vez en Valdeorras y lo hacemos con mucha ilusión pues hemos encontrado aquí muy buena acogida, cariño y aprecio. Estamos satisfechos”, añadió Foxo.

Xosé Lois Foxo, Sebastián López (con medalla y diploma) y Basilisa Trincado

 

El año pasado se le otorgó la medalla a María Balboa, de Quintela de Oencia (León). “Las medallas se han ido impartiendo en el contorno de O Caurel, con motivo de las aportaciones para los cancioneros”.

El Cancionero de Vilamartín “está en proceso y está ya muy completo”, dice Foxo.

Sebastián López con su mujer, Basilisa Trincado

 

Por su parte, Sebastián López Paradelo mostró su alegría por este reconocimiento y premio a su memoria. “Estoy feliz. Llevo cantando desde que era un niño. Y tengo ya muchos años (casi 88). Cuando era joven, época en la que ni siquiera había luz, nos reuníamos mozas y mozos en lugares de Correxais y cantaba. Además, en aquellos tiempos venían cantando coplas los ciegos y a mí se me quedaba muy rápido en la memoria. También aprendí muchas canciones de mi padre, que cantaba muy bien y sabía muchas. Hoy me acuerdo de unas cuantas. A mí se me quedaban muchas en la cabeza. Son canciones de todo tipo de amores, de guerra, de madres…”.

Su mujer Basilisa Trincado Núñez, y la mayor parte de sus 10 hijos, acudieron a este homenaje. “Lleva cantando toda la vida”, expresó con orgullo su esposa.

Participantes en la comida

 

Fue un homenaje muy especial que da prueba de la contribución de los vecinos de distintos pueblos para preservar la memoria popular, recogida en un gran trabajo que desarrolla desde hace años Xosé Lois Foxo para inmortalizar la memoria popular a través de sus canciones.