Foto euroEl importe de los créditos al consumo concedidos a familias en 2014 ascendió a 10.488 millones, lo que supone una subida de 2.011 millones respecto al año anterior.  Las últimas estadísticas del Banco de España indican que se trata del segundo año consecutivo en el que  aumentan este tipo de préstamos. En 2.013 se concedieron 8.437 millones, lo que supuso una subida del 6%, una cifra muy inferior al 20% del 2.014. El consumo de los hogares está empezando a dar síntomas de mejoría, y esta subida coincide también con el auge de los créditos rápidos, según informa HelpMyCash.com.

El TAE se mantiene y suben los créditos a un año

Los bancos han mantenido el coste efectivo de los préstamos al consumo en 2.014. La Tasa Anual Equivalente (TAE)  media de los préstamos fue del 9’3%, la misma cifra que en 2.013. Con un 8’55%, Diciembre fue el único mes en el que se registró una cifra por debajo del 9%.

A pesar del interés que están aplicando a los préstamos a las familias, los tipos que aplican los bancos a los depósitos siguen disminuyendo a un ritmo acelerado por segundo año consecutivo, situándose por debajo del 1%.

Los créditos concedidos a un plazo de un año son los que han visto subir más su importe, con un 22’02%, mientras que los concedidos a un plazo de uno a cinco  años han aumentado un 17’96%, y los de más de un año han crecido un 18’66%.

Hay financiación más allá de los bancos: aumentan los créditos rápidos

Las familias españolas están empezando a buscar medios de financiación fuera de la banca tradicional. En los últimos años han aumentado significativamente las entidades de capital privado que ofrecen préstamos rápidos a corto plazo. Los llamados minicréditos permiten obtener hasta 800 € sin papeleos y en menos de 48 horas.

Los créditos rápidos permiten obtener importes no muy elevados para hacer frente a emergencias y gastos inesperados o financiar viajes, reformas del hogar o cualquier tipo de compra. Se trata de cantidades relativamente bajas, que se devuelven en un plazo corto. Esto permite que se requieran muchos menos trámites y requisitos para poder acceder a este tipo de créditos. Es importante asegurarse de que se pueden devolver a tiempo, ya que los costes de demora pueden llegar a ser elevados.

A pesar de que el coste de minicréditos sea alto, la facilidad e inmediatez del proceso han hecho que aumente la popularidad de este tipo de financiación, que puede ser una buena solución para solucionar imprevistos.