• En el embalse de Prada (A Veiga) comienza a emerger el fondo y la reserva hidráulica de la cuenca Miño-Sil es del 59,9 por ciento

Embalse de Prada (en el centro emerge el fondo)

 

La sequía  salta a la vista. Ríos y embalses discurren con escaso caudal. En el embalse de Prada (A Veiga) empieza a emerger el fondo.  Y lo mismo en otros pantanos.

La reserva hidráulica en la demarcación Miño-Sil se encuentra al 59,9 por ciento de su capacidad, según la Confederación Hidrográfica. La capacidad total de los embalses de la cuenca es de 3.030 hectómetros cúbicos y el estado actual es de 1.814 (siendo el año pasado 2.310 y la media en los últimos diez años, 2085).

Embalse de Prada

 

Actualmente la reserva hidráulica española es de 26.003 hectómetros cúbicos, que se traduce, según estima la Confederación Hidrográfica, en el 46,5 por ciento de su capacidad total.

Los embalses almacenan actualmente 26.003 hectómetros cúbicos (hm³) de agua, disminuyendo en la última semana en 823 hectómetros cúbicos (el 1,5 por ciento de la capacidad total de los embalses).

Y se pueden citar ejemplos en los que los embalses tienen “sed”. Es el caso  del embalse de Prada (A Veiga), que está con unos niveles muy bajos de agua, hasta el punto que asoman en la superficie rocas y elementos anegados por el mismo. Se estima que al 56 por ciento de su capacidad, con 69 hectómetros cúbicos (100 el año pasado por la misma fecha), teniendo una capacidad de 122.

En el centro empieza a emerger el fondo

 

También el embalse de O Bao, en Viana do Bolo, cuenta ahora con unos 116 hectómetros cúbicos, teniendo una capacidad  de 238 (al 48,74 por ciento de su capacidad). Y el de As Portas (Vilariño de Conso), tiene unos 296 hectómetros cúbicos (la capacidad es de 536), estando al 55,22 por ciento. Y así sucesivamente en los restantes de la provincia ourensana.

Mejor suerte corre el de Santa Eulalia(Petín) registra mejor situación estando al 70 por ciento de su capacidad. De hecho, A Rúa, debido a los problemas suscitados por la sequía en el suministro de agua, está captando de forma excepcional este verano para paliar la sequía.

La ausencia de lluvia ha llevado a la propia Confederación Hidrográfica Miño-Sil y a muchos ayuntamientos a solicitar a sus vecinos que racionalicen el uso del agua.

Prada