InegaLa Xunta de Galicia sigue avanzando en el desarrollo de la Estrategia Integral de impulso de la Biomasa Forestal. En este contexto, el DOG publica mañana la nueva orden de apoyos para la instalación de calderas de biomasa, abriéndose el plazo de presentación de solicitudes el próximo martes día 27. Los interesados pueden solicitar la ayuda en la web del Instituto Energético de Galicia, www.inega.es. La línea, dirigida al ámbito rural y de la que pueden beneficiarse hogares, empresas y administraciones públicas, mantiene el compromiso presupuestario del 2014 al contar con una inversión de 9,3 millones. De este modo, se aspira a incrementar la demanda de equipos térmicos que empleen la biomasa como combustible, obteniendo ahorros económicos superiores al 50%.

Como novedad, los beneficiarios de las ayudas para la compra de estas calderas contarán este año con una deducción del 5% en su declaración de la renta, una bonificación fiscal que pretende fomentar la instalación de equipos de climatización o agua que empleen fuentes renovables.

A través de este programa se prevé la implantación de alrededor de 1.000 nuevas calderas, con apoyos que pueden llegar hasta el 75% del coste del proyecto con un máximo de 200.000 euros. De este modo, se movilizarán 20 millones de euros promoviendo el empleo de equipos con claros beneficios ambientales y económicos.

No en vano, una caldera de biomasa disminuye en cerca de 700 euros el gasto en combustible en una economía familiar con respeto al gasóleo, cifra que se sitúa en casi 13.000 euros en el caso de un edificio del sector servicios que instale una caldera con capacidad de abastecer su demanda térmica, y a los 130.000 euros para una industria.

Se trata de la segunda convocatoria de un programa cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), y que el año pasado permitió la instalación de 400 calderas en los hogares gallegos, 120 en el tejido empresarial de la Comunidad, y 80 en las administraciones públicas. Estos resultados han permitido incrementar el consumo de pellets y astillas en Galicia en unas 24.000 toneladas, más del 15% del consumo actual.

La publicación de este programa supone un nuevo paso en la Estrategia Integral de impulso de la Biomasa Forestal que está promoviendo la Xunta, y que comprende otras iniciativas como la certificación del origen y calidad de los pellets y astillas producidos a partir de la biomasa forestal gallega, que llevará a cabo Galicia Calidade con el objetivo de garantizar la trazabilidad y la calidad de este combustible; la priorización por parte del Igape y de la Agencia Gallega de Innovación de aquellos proyectos que tienen que ver con la biomasa; o el apoyo la una gestión sostenible de los bosques gallegos con líneas de mejora para el aprovechamiento forestal por parte de la Consellería de Medio Rural y del Mar.

De este modo, el Gobierno gallego aspira a reducir la dependencia energética de la Comunidad ahorrando 70 millones anuales. Al mismo tiempo, se contribuye a la fijación de empleo en el rural, con la correspondiente mejora socieconómica; se configura una industria generadora de riqueza y profesionalización de la gestión forestal; y se obtiene una mejor gestión y rendimiento de los monte, con la te conseguí merma en el riesgo de incendios.