• AEMTA representa, defiende y fomenta este modelo empresarial en Castilla y León

Se puede cumplimentar el Formulario de Adhesión aquí para apoyar a la Sociedad Laboral

 

Ante la celebración del 30 aniversario de la Confederación Empresarial de Sociedades Laborales de España, es importante poner en valor la Sociedad Laboral como modelo de empresa participada mayoritariamente por sus trabajadores, cuya primera legislación data de 1986. Así lo considera AEMTA, que representa, defiende, fomenta y consolida el modelo empresarial de la Sociedad Laboral en Castilla y León.

Argumenta, que en un contexto socio político en el que la prioridad del Estado es la creación de empleo, la Sociedad Laboral representa un valor fundamental para la creación de empleo desde hace más de 40 años, incrementando el tejido productivo, como una fórmula jurídica idónea para el emprendimiento colectivo. Sus dos características son “ser empresa”, entendida como organización para producir bienes y servicios, y lo que mejor la define, ser una “empresa gestionada y participada por sus trabajadores”, por lo que las personas que la integran son socios-trabajadores, a la vez empresarios y asalariados.

AEMTA explica que se trata de un modelo de empresa que permite armonizar los intereses de las personas (socios trabajadores) y los intereses del capital, facilitando un equilibrio entre el desarrollo empresarial y los objetivos de las personas, por lo que se minimizan los conflictos internos. Además, cuenta con el mayor compromiso e implicación de las personas en el desarrollo del proyecto empresarial.

Además, posee las características de una empresa que, por sus características intrínsecas, se visualiza como un proyecto empresarial socialmente responsable, lo que favorece la percepción que tienen sobre ella clientes, proveedores y agentes económicos.

“Es una empresa comprometida con su entorno, lo que impulsa la actividad económica en el territorio en el que ejerce su actividad, preocupándose por él e impulsando el desarrollo local y su cohesión”, expone.

Por la doble condición de socios y trabajadores de sus integrantes, hace que este modelo empresarial tenga una mayor capacidad de adaptación a todo tipo de situaciones, facilitando el establecimiento de unas mejores condiciones salariales y laborales, conformando un “empleo de calidad”.

También facilita la reinversión de beneficios, y por tanto mejora la capitalización y la solvencia empresarial.

Por la prevalencia de los intereses de las personas, favorece la motivación para la formación profesional y la capacitación individual de los trabajadores así como la igualdad entre los mismos.

La Sociedad Laboral, plantea un modelo de empresa “sostenible”, promoviendo tanto la solidaridad interna entre sus integrantes, como su compromiso con la sociedad. Esto supone una apuesta por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, la conservación del medio ambiente y la sostenibilidad.

La propia Constitución española de 1978, en el artículo 129 en su apartado número 2, declara que: “Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa…”. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción”. Y por todo ello, AEMTA manifiesta la necesidad de que los poderes públicos proporcionen un mayor apoyo a estas empresas, con el objetivo de que la Sociedad Laboral, como modelo de empresa genuinamente española, cuente con incentivos acordes con su contribución a la creación de empleo, tejido productivo y riqueza económica. Fomentar medidas particularizadas en función de sus actuales necesidades; reducción de trámites burocráticos, tratamiento impositivo favorable, bonificaciones por la inversión en sociedades laborales, propiciar su mejor financiación y, en general, contar con un sistema de fomento, impulso y difusión acorde con los valores, más que demostrados.