El fruto  está sano, libre de insectos y con alta calidad, según el Consejo Regulador de la Indicación Xeográfica Protexida de Galicia

castaña

Valdeorras ha iniciado la recogida de la castaña. Los sotos toman vida para la recolección mientras que las empresas de la zona que se dedican a la comercialización, ubicadas  prinpalmente en Rubiá y Larouco, no dan abasto estos días dando entrada y salida al citado fruto. Y es que la comarca es una de las principales productoras y comercializadoras de castañas de Galicia.

castañas

Fuentes del Consello Regulador de la  Indicación Xeográfica Protexida  Castaña de Galicia, que preside Jesús Quintá García,  manifestaron que se estima que al final de campaña se recogerá  entre un 10 o 15 por ciento más de castañas que la campaña anterior. “Es sólo una estimación puesto que hay que esperar que finalice la recolección para comprobarlo. Lo que sí se observa es que  hay un bajo índice de insectación, está sana, y todo hace prever que será una buena campaña”. No obstante, destacaron que hay que tener presente las irregularidades que ofrecen las distintas zonas de castaños puesto que en la cosecha influyen muchos factores, desde los microclimas, al tipo de castaña pues sólo en Galicia hay más de 100 variedades distintas. “Si en una zona hubo una sequía prolongada y en otra tormenta, la producción no será la misma. Es decir, las condiciones climáticas de un fruto que se da al aire libre, y en tipos de suelo distintos, influyen a la hora de la cosecha, del calibre etc. No obstante, en términos generales se espera una cosecha superior a la de la campaña anterior”, añaden las fuentes técnicas de la Indicación Xeográfica Protexida.

Mujer recogiendo castañas en Alixo

Mujer recogiendo castañas en Alixo

En Galicia hay 70.000 hectáreas de castaño. No todo el fruto que se produce se comercializa. De hecho, según apuntan las citadas fuentes,  una parte queda en los sotos (debido a la despoblación), otra se destina al autoconsumo y mucha se vende por cauces no declarados (sin factura).  La comercialización oficial es de 20 millones de kilos. Y  Lugo es la zona que más produce, pero comercializa menos que  la provincia de Ourense.

sacos de castañas durante la recogida en Alixo

Además, la castaña es rentable.  Los sotos no exigen gastos, ni productos fitosanitarios y exige pocos cuidados. Además, el precio que pagan los intermediarios a los productores oscila entre 1 euro y 2 euros el kilo, dependiendo de la variedad. “Está siendo un año excepcional, tanto en cantidad como en calidad. Durante la campaña anterior, muchas  castañas tenían bicho, eran pequeñas. Pero este año es una maravilla, el color, sabor y textura está fenomenal. Está perfecta, sana, muy sana”, explicaron productores que estos días se afanan en la recogida de la castaña en Alixo (O Barco).

Un hombre junto a su tractor de castañas en Alixo

Un hombre junto a su tractor de castañas en Alixo

Los productores indican que es una fuente complementaria de ingresos para la economía doméstica de muchas familias de Valdeorras puesto “que se pagan muy bien”. Eso sí, la recogida entraña trabajo que se hace con gusto pero que “durante el que se acaban resintiendo los riñones pues hay que estar agachados todo el tiempo”. Eso sí, insisten en que “merece la pena”, concluyeron.

Castaño centenario Alixo

Castaño centenario Alixo

La cesta de castañas

La cesta de castañas