• El empleo ligado a las administraciones figura como el primer generador de empleo en nueve de las doce comarcas de la provincia de Ourense
  • El comercio es el motor de las economías transfronterizas mientras el núcleo de la industria de la automoción está en Ourense y Valdeorras
  • El sector de la madera y muebles destaca en Terras de Celanova, Carballiño y Valdeorras
  • El sector primario se mueve en Caldelas, Trives y A Limia

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, y el profesor de la Universidad de Vigo-Campus de Ourense, Andrés Mazaira, presentaron en los últimos días en el Centro Cultural “Marcos Valcárcel” el informe del Observatorio Económico Ourensano, que desarrolla la Diputación de Ourense, referido a la actividad económica por comarcas de la provincia de Ourense, en el que destaca que siete sectores sostienen la especialización económica y laboral de las comarcas de Ourense.

Manuel Baltar afirmó que el Observatorio “consigue con este informe el más amplio mapa de especialización económica de las provincias, con datos de 13 sectores de actividad que tienen presencia en las 12 comarcas ourensanas”; y destacó el peso de sectores como el primario, público, comercio, transporte y hostelería”, así como la importancia que tendrá, en el horizonte de 2020, “la evolución del empleo tecnológico en la provincia de Ourense”.

 El informe del Observatorio subraya precisamente al comercio como “motor de las economías transfronterizas”, situando el núcleo de la industria de la automoción en Ourense y Valdeorras, y del sector madera y muebles en Terras de Celanova, Carballiño y Valdeorras. Al mismo tiempo, los índices de especialización más elevados del sector primario están en Caldelas, Trives y A Limia, mientras que la industria extractiva tiene protagonismo único en Valdeorras, donde mueve la cuarta parte del empleo.

Por primera vez en el análisis y en la interpretación estadística de la provincia de Ourense, el Observatorio Económico Ourensano consigue identificar la posición y el protagonismo local que tienen 13 sectores básicos de la economía. Logra un inédito desglose comarcal que cuadruplica los niveles de estudio habituales -un máximo de tres sectores- de los trabajos académicos o de divulgación sobre la especialización sectorial de los territorios.

La primera conclusión que extrae el Observatorio es que los 13 sectores analizados tienen presencia en cada una de las doce comarcas ourensanas, excepto la industria extractiva en Terra de Caldelas y la fabricación de materiales de transporte (automoción) y grandes reparaciones industriales en Terra de Trives.

Andrés Mazaira y Manuel Baltar

 

Como segunda conclusión, la especialización económica y laboral de la provincia de Ourense está plenamente basada en siete sectores o grupos de profesiones, que son por orden decreciente los siguientes: el empleo público (incluye la enseñanza, la sanidad, otros servicios y los puestos generados por las administraciones); el comercio; la suma del transporte y de la hostelería (comparten epígrafe estadístico); el sector primario; la construcción; la industria extractiva; y el grupo de las actividades de información, finanzas y servicios inmobiliarios y profesionales. Es decir, entre los sectores analizados los que acercan un menor grado de especialización económica son la metalurgia y los productos metálicos, eléctricos, electroquímicos y maquinaria; el grupo de la madera, muebles y papel; la fabricación de materiales de transporte y grandes reparaciones industriales; la industria agroalimentaria; el resto de la industria; y la energía, suministro de agua y gestión de residuos. Ninguna de estas actividades figura entre las tres más representativas de cada una de las comarcas de Ourense.

El comercio continúa a ser el primer motor de las economías transfronterizas, con una excepción, la de la Baixa Limia, por el desplazamiento del núcleo de esta actividad hacia la comarca de la que tiene una notable dependencia, Terras de Celanova. De este modo, los mayores índices de concentración del sector del comercio se dan en Verín, Terras de Celanova y A Limia, aunque con amplias diferencias entre ellos: en Verín impulsa el 29,9 % de todo el empleo comarcal, en Terras de Celanova el 20,1 % y en la Limia el 19,9 %. Al ver desplazado el efecto transfronterizo de las actividades comerciales, la economía de la Baixa Limia encontró refugio laboral en la hostelería, en la que presenta a más fuerte especialización de toda la provincia, ya que de esa actividad (y más de la aportación del sector del transporte) dependen uno de cada cuatro empleos en esta zona fronteriza con Portugal. Carballiño y Allariz-Maceda completan el liderazgo ourensano de la hostelería, en los dos casos en niveles próximos al 20 % en la equivalencia sobre el empleo total.

A pesar del componente estratégico de la industria agroalimentaria y de la captación de inversiones empresariales en los últimos años, este sector aún no se acerca a los niveles deseables en posicionamiento comarcal para acelerar el crecimiento económico en las zonas rurales. Desde el enfoque de la especialización sectorial, tiene fortaleza en el Ribeiro y de manera mucho más moderada en Terra de Caldelas y Verín.

Dentro de la industria, la automoción fija su núcleo central en Ourense y Valdeorras. En Terra de Caldelas,  las estadísticas también le confieren a la automoción y a las grandes reparaciones industriales un peso relativo alto, en línea de Ourense y Valdeorras. En la metalurgia y productos afines, los pesos relativos más significativos están firmados por las comarcas de Carballiño, Terras de Caldelas y Viana. En la industria de la madera, muebles y papel, el liderazgo es propiedad de Terras de Celanova, Carballiño y Valdeorras; y en las energías, suministro de agua y gestión de residuos, se localiza en Valdeorras, Allariz-Maceda y Viana, si bien con cautas aportaciones en la creación de puestos de trabajo.

En la construcción, en el área comarcal de Ourense, ya sólo impulsa 1 de cada 15 empleos, la proporción más baja de la provincia (6,8 %), seguida del 8 % de Valdeorras y del 8,7 % de Terras de Caldelas.  Sin embargo, este sector sigue teniendo un peso relativo alto en Terras de Celanova –donde sostiene 1 de cada 6 puestos de trabajo-, y en Viana y en la Baixa Limia, con proporciones comparables a la de Terras de Celanova.

Ya en el sector primario, los índices de especialización más elevados se sitúan en Caldelas, Trives y A Limia, en abierto contraste con los de las comarcas de Ourense, Valdeorras y Carballiño, donde ya sólo impulsa entre lo 1,8 % y el 5,5 % del empleo. La agricultura, ganadería y silvicultura también presentan, en el marco laboral, un peso relativo inferior al 10% en Verín, Celanova y O Ribeiro.

Por su parte, la industria extractiva tiene protagonismo único en Valdeorras, donde mueve la cuarta parte del empleo.

El Observatorio sólo identifica índices de especialización superiores al de la pizarra en Valdeorras en la comarca de Ourense, con el 35,7 %, en la enseñanza, sanidad, otros servicios y empleo de las Administraciones; en Verín, con el 29,9 % de peso relativo del comercio; en Terra de Caldelas, con el 27,1 % en el sector primario; y en Trives y en el Ribeiro, que comparten niveles del 24,6 % también en la enseñanza, sanidad, otros servicios y Administraciones.

El resto de los registros de la provincia que muestran una dependencia de un único sector superior al 20 % son los del sector primario en Trives (21,7 %) y A Limia (20,5 %), los del comercio en Celanova (20,1 %) y A Limia (20 %) y el de la hostelería y el transporte en la Baixa Limia (21,7 %).

Al compartir epígrafe de estudio con ramas de tanta dimensión laboral como la sanidad y la enseñanza, el empleo ligado a las administraciones figura como el primer generador de empleo en nueve de las doce comarcas de la provincia. Únicamente en A Limia, Verín y Viana esa suma de actividades pondera por debajo del 20 %.

En los servicios, el análisis desglosado permite comprobar cómo se está extendiendo el debilitamento de las profesiones vinculadas a la información, a las finanzas y a los servicios inmobiliarios y profesionales. En Terras de Caldelas apenas permiten fijar el 1 % de todo el empleo local, y en Trives y A Baixa Limia poco más del 2,5 %. El contrapunto lleva el nombre de la comarca de Ourense, donde ya es uno de los tres sectores con mayor especialización, junto con el sector público y el comercio. Se atribuye 1 de cada 7 empleos, es decir, el 13,6 % del total. Para ver los siguientes registros más elevados hay que descender hasta el 6,8 % que consigue ese grupo de profesiones en Carballiño o hasta el 5,9 % de Valdeorras.

Especializaciones sectoriales

A La hora de definir el mapa provincial de las especializaciones sectoriales, el Observatorio Económico Ourensano aún hace posible abordar otro novedoso ámbito de estudio: el de las más profundas desviaciones -tanto positivas como negativas- con respeto de los valores medios de la provincia. Así, encabezan ese particular ranking Caldelas, Trives y A Limia, debido a su gran dependencia del sector primario. Caldelas sobrepasa en 22,4 puntos porcentuales el nivel medio provincial de especialización en la agricultura y ganadería (que está en el 4,7 %), Trives en 17 puntos y A Limia, en 15,8 puntos. Verín está casi 12 puntos por arriba del promedio ourensano de especialización en el sector del comercio, Celanova nueve puntos en el de la construcción y O Ribeiro ocho puntos en el de la industria agroalimentaria.

En las desviaciones de trazo negativo, por transitar por debajo de los promedios provinciales, sólo hay desequilibrios a doble dígito en la dependencia del sector público: A Limia figura 12,2 puntos por debajo del promedio de la provincia, Verín 10,6, Viana 10,2 y Valdeorras 10,1 puntos.