• La edición número 22 de la Feria volvió a concentrar en esta localidad berciana a miles de personas
  • Tres intensos días que volvieron a situar a Camponaraya como el referente ecuestre del norte de la península
  • La Feria, la cuarta nacional a nivel de participación, necesita y así lo ha vuelto a reclamar Eduardo Morán, alcalde del municipio: “cubrir la pista y la gradería y la climatología de este fin de semana es la confirmación de que es algo urgente”

La amenaza de mal tiempo, lluvia incluida, no fue un impedimento para la celebración total de la XXII Feria del Caballo de Pura Raza Española de Camponaraya (El Bierzo) abarrotando la localidad de aficionados y profesionales del mundo de la hípica además de visitantes. 

‘No cabía un alfiler’

 

Aunque se volvió a hacer patente una necesidad, que fue reiterada por boca de su alcalde, Eduardo Morán en el acto de clausura: “es necesario cubrir la pista y la gradería” y “es urgente”.

 

El protagonista de la Feria, el caballo. Como este precioso ejemplar

 

Visitantes de Castilla y León, Galicia o Asturias pero también de Cantabria, Extremadura e incluso de Andalucía se deleitaron con el programa de esta edición 2018 esperando ya que llegue la de 2019 para poder volver a disfrutar de una Feria exquisitamente organizada y que año tras año demuestra por lo que es un referente, la cuarta nacional a nivel de participación; basta con decir que se encuentra a sólo ocho ejemplares de la de Jerez para hacerse una idea de la importancia y magnitud de la misma.

 

La cría ‘no entiende de ferias’

 

  • En imágenes:

Exhibición de volteo cosaco y posta húngara, tanto el sábado como el domingo

 

Espectáculo ‘El Duende Ecuestre’ (entre ‘bambalinas’, preparándose para salir)