• El deportista de A Rúa tuvo que cancelar el año pasado su participación por una lesión pero ahora sí estará esta prueba extrema por cumbres y desierto

Pablo Diéguez

El ciclista Pablo Diéguez Cerdeira, vecino de A Rúa de 36 años,  participará en la Titan Desert, uno de los eventos más duros y extremos que discurrirá por el desierto de Marruecos y el Sáhara, concretamente en torno a la cordillera del Atlas.

Pablo Diéguez con la camiseta que lucirá en la Titan Desert

 

Y esta vez sí, ya que el año pasado tuvo que suspender la participación unos días antes de la prueba debido a una lesión. De hecho, parte de viaje para empezar su aventura en la Titan Desert, que se inicia el domingo 29 de abril.

Este deportista de A Rúa Vella acude a la Titan Desert en solitario, pero en nombre del equipo Tres Lunas DO Valdeorras VAUTOt, “un equipo en el que hay campeones de España”, dice Pablo Diéguez, y en representación de Valdeorras, lo cual es “todo un orgullo”, añade. Por ello, quiere dar las gracias a su familia, “por su paciencia”, y a toda la comarca, sin la que “no podría estar llegar hasta ahí”.

Pablo Diéguez Cerdeira es de A Rúa Vella

 

Pablo Diéguez recuerda que la idea de participar se gestó hace ya cuatro años como un reto personal pero el año pasado, cuando ya iba a ir a la Titan Desert, se lesionó y no pudo acudir. Lejos de desmoralizarse, ha cogido más fuerza e ilusión para pedalear en el “París Dakar” del ciclismo. “Reconvertí mi objetivo de clasificarme alto en simplemente promocionar Valdeorras”, esgrime.

Es la primera vez que acude y precisamente este año será la Titan Desert más dura de la historia pues “nunca hubo tanta etapa de montaña en el Atlas y además con muchos trayectos de dunas”, cuenta.

Pablo Diéguez Cerdeira

Relata que “nos han mandado el parte meteorológico de que va a haber nieve y mucho viento en las cumbres. La primera etapa es montaña pura y la segunda es un maratón en el que vamos cargados como mulas llevando todo lo que nos haga falta porque no tenemos asistencia. La tercera,  cuarta, quinta y sexta discurren ya por el desierto. Son 700 kilómetros con 10.000 de altura acumulada, es decir subidas y bajadas”.

Quiere conseguir acabar todas las etapas y cree que va a conseguirlo. “De 600 personas que acuden siempre finalizan menos de la mitad. Pero yo tengo piernas y resistencia, espero  lograrlo”, dice entusiasmado.

Su familia le apoya, pero también está preocupada por los peligros que encierra la Titan Desert. “El peligro más potente es la deshidratación. Mecánicamente, es una incógnita y, después, está la dificultad navegación, pues te puedes perder y hacer más kilómetros de la cuenta ya que es tipo dakar”.

Aún así,  tiene “ilusión y mucho respeto por la prueba. He entrenado mucho . Y fue un reto que me propuse en una época baja de mi vida con el que cierro ya un ciclo, pues en este momento estoy feliz. Lo voy a disfrutar mucho y sé que cuando acabe el reto me van a invadir las emociones”.

Pablo Diéguez vivirá una experiencia única con su bicicleta de montaña, una aventura que a buen seguro no olvidará.

En la sede del Consello Regulador de la D.O. Valdeorras, que lo patrocina, junto con el presidente y vicepresidente del organismo