• La Xunta aprueba el proyecto de construcción de la segunda fase de la puesta en valor del Puente Viejo, en Ourense, para iniciar los trabajos este verano, con una inversión de un millón de euros
  • La intervención prevé trabajos de conservación de este puente, la mejora del entorno de la Capela dos Remedios y la ampliación del acceso a la entrada lateral de la ermita
  • Se potenciarán las conexiones peatonales desde los distintos puntos de la ciudad hacia este conjunto patrimonial, cuidando el mobiliario y creando un espacio para el ocio
  • También se habilitará un mirador como nuevo atractivo turístico de la ciudad, desde el que poder observar el río Miño, el Puente Viejo y la Capilla de los Remedios
  • Este proyecto está enmarcado en la colaboración entre las consellerías de Infraestructuras y Movilidad, la de Cultura y Turismo y el Ayuntamiento de Ourense

 

La Xunta acaba de aprobar el proyecto de construcción de la 2ª fase de la puesta en valor del Puente Viejo de Ourense con el objetivo de iniciar los trabajos este verano, con una inversión de un millón de euros.

Este proyecto está enmarcado en la colaboración entre las consellerías de Infraestructuras y Movilidad, la de Cultura y Turismo y el Ayuntamiento de Ourense, que posibilitó que en 2016, ya se llevase a cabo la conservación y restauración de la infraestructura.

La Consellería de Cultura se ocupa de la supervisión y aprobación del proyecto y la dirección de las obras, el departamento de Infraestructuras de la Xunta, asume la contratación, ejecución de las obras y la financiación de las mismas, facilitando el ayuntamiento los bienes y terrenos necesarios para la realización de la intervención.

Las actuaciones previstas consisten en labores de conservación en el propio puente, mejorando también el contorno de la Capela dos Remedios, acondicionando y ampliando el acceso a la entrada lateral de la ermita y sustituyendo la barandilla.

La intervención potenciará, además, las conexiones peatonales desde los distintos puntos de la ciudad hacia este conjunto patrimonial, cuidando el mobiliario y creando un espacio para el ocio, pensado para el disfrute de vecinos y turistas. También se habilitará un mirador, como nuevo atractivo turístico de la ciudad, desde el que poder observar el río Miño, el Puente Viejo y la Capilla dos Remedios.

Para hacer más humano el espacio que ocupa el Puente y la Capilla y reforzar el vínculo entre estos dos elementos patrimoniales y la monumentalidad del conjunto, se liberará la zona que hoy ocupa el parque de skate , construyendo un nuevo parque en el barrio del Couto.