Heredad Morán & López, sabia nueva en el vino de El Bierzo

  • Se trata de un proyecto necesario, que si no existiese, habría que inventarlo ya que aúna calidad, con unos vinos dirigidos y enfocados a un perfil actual y con una relación calidad-precio casi imbatible
  • Heredad Morán & López viene a «democratizar» los vinos de calidad de las principales uvas en El Bierzo (la godello y la mencía) y que sean accesibles para todo el mundo
Heredad Morán & López elabora vinos para beber «a cajas» y con una RCP casi insuperable

 

Pocas son las buenas noticias que tenemos en el mundo del vino desde el inicio, ya hace más de un año, de la pandemia de Covi-19 que nos acompaña. Pero siempre hay novedades que resultan muy interesantes y suponen un rayo de luz dentro de lo que acompaña al mundo vitivinícola en nuestro país. Y una de estas es la aparición de proyectos/bodegas con sabia nueva, elaborando sus primeros vinos en pleno confinamiento, demostrando que hay gran calidad en las nuevas generaciones del mundo del vino de El Bierzo. Esto se confirma en la presentación en sociedad que ha realizado el pasado viernes la bodega berciana Heredad Morán & López.

Miguel Ángel Morán, que junto a su hermana Estefanía están detrás de esta nueva bodega berciana, nos comenta como han decidido dar un paso hacia adelante en esta época para montar su bodega tras décadas de actividad de viticultores que desarrollaba su familia.

Llevábamos mucho tiempo trabajando nuestras viñas y vendiendo posteriormente la uva recogida, viendo como contribuía a la elaboración de grandes vinos en el Bierzo, lo que nos llevó a preguntarnos el por qué no podíamos elaborar nosotros estos vinos cuando la excelente materia prima ya la teníamos en nuestros viñedos, en nuestra mano. 

 

Y es que esta nueva bodega berciana nace trabajando exclusivamente viñedos propios que se ubican en la zona del Puente Boeza en una superficie de 27 hectáreas, no todas aun plantadas con viñas, en donde nos encontramos con la mayor finca de Godello en una sola pieza que hay en esta comarca o en la de Valdeorras, ya que hablamos de 6 hectáreas en una sola pieza, en la que el gran desnivel de la misma permite cultivar la misma varietal pero que presente diferentes características, algo ideal para realizar una selección que le permita la elaboración de diferentes vinos con diferentes crianzas, pero todos ellos un perfecto reflejo del ‘terruño’ berciano.

La ventaja de tener en propiedad todos nuestros viñedos es uno de los puntos que nos animó a dar el salto y convertirnos en bodega. Conocemos desde siempre nuestras viñas, cómo las trabajamos con mimo, con mínima intervención, …, la calidad de nuestras uvas era el principal punto de partida para elaborar grandes vinos. Si ya la teníamos, ¿por qué no elaborar nosotros esos vinos?

 

Inicios de Heredad Morán & López

Fue la vendimia de 2019 la que da el pistoletazo de salida a este proyecto, con la elaboración de su primer vino que salió al mercado, Heredad 26 Mencía 2019, un vino monovarietal joven de esta uva tinta, en un momento tan difícil como fue el inicio del confinamiento en marzo de 2020.

Esto supuso un problema inicial, ya que no pudimos presentar nuestro primer vino al consumidor final al estar los establecimientos de hostelería cerrados y al no tener presencia en el canal Horeca.

 

Pero esto no supuso obstáculo y su vino fue poco a poco presentándose ‘en sociedad’, siendo considerado por la revista digital especializada Sobrelias.com como el mejor vino joven Mencía del Bierzo de esa añada 2020.

Tras el levantamiento del confinamiento, presentamos nuestro vino en diferentes establecimientos con gran éxito, lo que nos confirmaba que el proyecto tenía futuro y que sería la puerta a la elaboración de más vinos.

 

Es así como ya aparecía en el horizonte la elaboración de un vino blanco y de un vino rosado que viesen la luz en este 2021, además de empezar a elaborar vinos con guarda o crianza que empezasen a consolidar el proyecto cara al futuro cercano (para ello han creado en la bodega su sala de barricas y, en otro edificio próximo dentro de sus instalaciones, un edificio destinado solamente a la larga crianza).

Nuevo año, nuevos vinos

Y es este año, 2021, aunque con las dificultades que nos está presentando, el momento ideal para presentar en sociedad los nuevos vinos que elabora Heredad Morán & López.

Para ello hemos asistido a la ‘puesta de largo’ de los mismos en el establecimiento berciano Caibel.

A la espera de salir al mercado la añada del vino joven monovarietal Mencía, nos hemos encontrado con los vinos Heredad 26 Godello 2020 y el Buleza Rosado 2020, acompañados del Mencía joven de la añada anterior, Heredad 26 Mencía 2019.

Y comenzamos presentado sus vinos por este último, un vino que se presenta como monovarietal Mencía como ya os comentábamos.

Heredad eligió un entorno acorde a sus vinos para su presentación en sociedad
 
Heredad 26 Mencía 2019, joven con gran complejidad

Con casi año que lleva en botella, ha conseguid mostrar una personalidad y empaque espectacular. Y es que frente a la juventud de los ‘vinos del año’, este tinto ha conseguido mantener viva la frescura y vivacidad de la fruta con una evolución en botella fantástica, dándole una complejidad que haría que su cata fuese la de un vino con crianza y mayor complejidad.

El hecho que nos comenta Miguel de que en la elaboración de sus vinos emplee técnicas de microoxigenación permite que el vino, una vez embotellado, tenga un gran potencial de evolución en botella, conservando su frescura inicial, pero ganando en intensidad de sensaciones en su cata en nariz y en boca que lo convierte en un vino joven diferente, ideal para su cata en estos momentos.

 
Heredad 26 Godello 2020, trabajo excelente de lías

Un monovarietal Godello que ha pasado 5 meses reposando en depósitos inox sobre sus lías. Un empleo de levaduras autóctonas ha permitido la elaboración de este vino que se muestra enormemente varietal, un gran ejemplo de la tipicidad de esta uva en la comarca del Bierzo, fiel reflejo de su terruño.

Un vino que es una excelente expresión del potencial de la Godello berciana. Vino enormemente fresco, tremendamente afrutado, pero que aporta en la cata un punto de complejidad (gracias a su paso sobre lías) que le da una enorme intensidad aromática en nariz y profundidad y persistencia en boca.

Un gran vino que tiene además una enorme capacidad de evolución y crecimiento en botella, lo que invita, sin lugar a dudas, a catarlo ahora mismo y a guardar una botella para disfrutarlo en 5 o 6 meses y ver la espectacular evolución que se le augura.

Hasta hoy, uno de los mejores Godellos que nos hemos encontrado en el Bierzo de estas características.

 

Buleza Rosado 2020, ¿tradicional o moderno?

Y su tercer vino hasta ahora, es este vino rosado que se escapa de los típicos y muy de moda ahora, rosados color ‘piel de cebolla’.

Estamos ante un vino realizado por ‘sangrado’ como monovarietal Mencía, descansando con sus hollejos para que adquiera complejidad y profundidad de sensaciones.

Muy interesante al ser un vino en el cual la extracción de color ha sido bastante intensa, como ya os comentábamos antes, con lo que nos deja un vino que presenta en vista un color cereza de una intensidad y capa media, con ciertos reflejos azulados en movimiento, mucho porque ha descansado sobre sus lías desde su fermentación hasta que es embotellado.

Este Buleza Rosado 2020, es muy fresco, muy varietal, con carácter personalidad y muy del perfil de los tradicionales rosados de ‘toda la vida’, pero con un estilo joven, ya que la presencia de fruta, excelente gestión de la acidez, paso por boca vibrante, lo convierten en un vino a la vista tradicional pero que en la cata es muy del estilo moderno en cuanto al perfil de los amantes de los rosados que tenemos ahora, buscando un vino fresco, afrutado, de fácil beber.

Al igual que ocurre con su hermano Godello, es uno de los mejores rosados bercianos que nos hemos encontrado en lo que va de año.

 

Sin duda una puesta de largo exitosa de los vinos de Heredad Morán & López, todos ellos de enorme calidad, que nos invita sin duda a considerar que es un proyecto con enorme futuro dentro del horizonte del vino berciano actual y que, en el momento que las limitaciones geográficas lo permitan, seguro que serán vinos que recibirán reconocimiento no solo a nivel nacional, sino también internacional. 

Y no podemos terminar sin un detalle sentimental, cuando compréis una botella fijaros en la huella, es la huella de la generación que puso los mimbres para que ahora Estefanía y Miguel Ángel encabecen este espectacular proyecto.