• La Xunta destaca el impacto económico y la promoción internacional de Galicia con el Mundial de Ajedrez Cadete celebrado en el Gaiás
  • El campeonato trajo a Galicia a 2.000 personas de casi 90 países y supuso un retorno de más de 4 millones de euros, según la organización
  • El conselleiro de Cultura y Turismo, Román Rodríguez, destacó ayer en la ceremonia de clausura y entrega de premios el afán de superación de los 69 jugadores que representaron a Galicia en el torneo

 

El conselleiro de Cultura y Turismo, Román Rodríguez, subrayó el acierto, en todos los sentidos, que supuso la celebración del Campeonato Mundial de Ajedrez sub-8, sub-10 y sub-12, que se celebró en la Cidade da Cultura del 4 al 15 de noviembre. El evento, en el que participaron más de 800 niños y niñas de casi 90 países, finalizó esta tarde con la entrega de los premios a los mejores jugadores de cada categoría, en un acto en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santiago de Compostela.

En su intervención durante la ceremonia, Román Rodríguez destacó el importante impacto económico que el campeonato tuvo para Galicia. Desde la organización, la Federación Gallega de Ajedrez cifraba este retorno en más de 4 millones de euros, principalmente para el sector turístico gallego. Durante los quince días del torneo, más de 2.000 personas de los 5 continentes –entre jugadores, árbitros, familiares y acompañantes de las federaciones de cada país– tuvieron ocasión de conocer la gastronomía, y el patrimonio cultural y arquitectónico tanto de Santiago de Compostela como de otras localidades de nuestra comunidad.

 

El conselleiro hizo entrega, además, de los premios a los seis primeros clasificados en la categoría sub-10 Open, en la que compitieron niños de entre 8 y 9 años. Aprovechó la ocasión para reconocer el esfuerzo de los 69 jugadores gallegos –54 niños y 15 niñas– que disputaron el Mundial. Para ellos el premio no es ya estar entre los primeros puestos, aseguró, sino aprovechar al máximo cada partida para mejorar. Un ejemplo de este acostumbran de superación es precisamente el compostelano Diego Cacheiro Blanco, que partiendo del puesto 118 en el ranking inicial, consiguió finalizar entre los 30 mejores de la categoría sub-10 Open.

La ceremonia de clausura contó con la presencia del presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), Arkady Dvorkovich, y sus homólogos en la federación española y gallega, Francisco Javier Ochoa de Echagüen y Gaspar Pérez Carnero. Por parte de las entidades que colaboraron con el Mundial de Ajedrez Cadete asistieron también el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, y la secretaria general para el Deporte de la Xunta de Galicia, Marta Míguez Telle, así como representantes de las principales empresas patrocinadoras del evento.

El Campeonato Mundial de Ajedrez Cadete está organizado por las federaciones gallega, española e internacional de ajedrez, con el apoyo de la Xunta de Galicia –a través de la Fundación Cidade da Cultura y de la Secretaría General para el Deporte–, el Ayuntamiento de Santiago de Compostela, la Diputación de A Coruña y el Consejo Superior de Deportes. Además, colaboran en este evento a asociación de empresarios Compostela Monumental, GADIS, AENA, Área Central, LaLiga4 Sports y Chess24.