• Fabiola García asegura que Galicia no dejará de pelear contra la pandemia y no va a dar ni una sola vida por perdida
  • La conselleira de Política Social compareció hoy en la Cámara gallega para informar sobre las medidas que adoptó su departamento para hacer frente al coronavirus
    • El Gobierno gallego defiende que actuó con prevención y contundencia desde la declaración de emergencia sanitaria y lo seguirá haciendo en aquellos casos que sea necesario
  • Suspendió la actividad en los centros de día, sociocomunitarios y ocupacionales; la actividad en todas las escuelas infantiles; y todas las visitas en residencias excepto casos extraordinarios debidamente justificados
  • Trasladó la tutela de todas las residencias de Galicia a las áreas sanitarias y creó centros integrados para ofrecer una mejor atención sociosanitaria a las personas usuarias
  • Intervino dos residencias privadas ante el elevado número de casos registrados para garantizar la calidad asistencial de los mismos
  • Repartió 530.000 mascarillas, 12.000 botes de gel hidroalcohólico, 354.000 guantes, 2000 gafas y pantallas protectoras y 65.000 batas, mandiles, gorros y calzas
  • Aprobó un Plan social de contingencia con un teléfono social a disposición de las personas que precisen apoyo; un seguimiento telefónico de los usuarios de centro de día y ocupacionales; el reparto de comida a domicilio; y un correo electrónico para detección rápida de situaciones de riesgo
  • El Plan se complementó con una ayuda económica para las niñas y niños beneficiarios de una beca de comedor de las escuelas infantiles, se aprobó un Servicio de Ayuda en el Hogar (SAF) extraordinario; se suspendieron las cuotas de las escuelas infantiles, centros de día y ocupacionales; y se aprobó la mayor orden de entidades sociales de la historia

 

La conselleira de Política Social, Fabiola García, aseguró hoy que Galicia peleará con todos sus recursos y con todas sus fuerzas para proteger y cuidar a todas las gallegas y gallegos, tengan la edad que tengan. Lo hizo durante su comparecencia en el Parlamento autonómico para informar sobre las medidas que adoptó su departamento para hacer frente al coronavirus.

Fabiola García señaló que, ante el dolor que provoca esta pandemia, las instituciones deben afrontar la situación desde el realismo y la responsabilidad. Así, puntualizó que las residencias de mayores y de personas con discapacidad son un lugar en el que conviven muchas personas y mantienen un contacto diario y directo con sus cuidadores por lo que, al igual que otros espacios, no son inmunes ante el virus.

A pesar de todo, aseveró que las familias pueden tener la seguridad de que la Xunta de Galicia no dudará en tomar las medidas que sean necesarias para garantizar la calidad asistencial en todos los centros residenciales y para eso actuará con contundencia en aquellos casos en los que sea preciso.

Plan social de contingencia

La conselleira de Política Social concretó las medidas impulsadas desde su departamento desde la declaración de la emergencia sanitaria. Así, expuso que fue en el primer Consello da Xunta, tras la declaración de la emergencia sanitaria, cuando se aprobó un Plan social de contingencia dotado de medidas para atender a las personas y a los hogares más vulnerables.

Una de ellas es el teléfono social que está a disposición de las personas que tengan dudas básicas, que necesiten acompañamiento o atención psicológica. En segundo lugar, se realizó un seguimiento telefónico a los 14.400 usuarios de centros de día y ocupacionales y el reparto de comida a domicilio. Y, por último, un correo electrónico para la detección rápida de situaciones de riesgo, atencionsocialemerxencia@xunta.gal, y para resolverlas de la mano con los servicios sociales de base.

Este plan de contingencia fue reforzado la semana pasada con otras medidas. Conjuntamente con la Consellería de Educación, se aprobó una ayuda económica para los niños con beca de comedor de su escuela infantil, colegio o instituto. Asimismo, el Consello da Xunta de hoy acaba de aprobar un Servicio de Ayuda en el Hogar (SAF) extraordinario, dotado de 6M€; la exención de las cuotas de las escuelas infantiles, centros de día y ocupacionales para la mitad del mes de marzo y del mes de abril; y la mayor orden de ayudas a las entidades sociales de la historia de Galicia, de 18,3 M€.

Prevención y contundencia

Fabiola García subrayó que ante una situación inédita como esta, el Gobierno gallego actuó con prevención y contundencia. Así, el pasado 13 de marzo, cuando en Galicia había cero casos de coronavirus en las residencias de mayores, la Xunta publicó el primer protocolo con instrucciones a seguir en todos los centros de servicios sociales.

En este documento se recogía la suspensión de las actividades de todos los centros sociocomunitarios, ocupacionales y centros de día; la suspensión de las actividades en todas las escuelas infantiles de Galicia; la limitación de visitas a todos los centros residenciales para las personas de edad avanzada o con algún tipo de patología; y la dotación a los profesionales de las residencias y del Servicio de Ayuda en el Hogar (SAF) de instrucciones claras y precisas sobre cómo minimizar el riesgo de contagio.

Con la declaración del Estado de Alarma, la Xunta endureció las medidas y elaboró y difundió una ampliación del protocolo en la que se incluía la supresión total de las visitas a las residencias, excepto en casos extraordinarios y debidamente justificados. Asimismo, cuando una semana después el Gobierno de España publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) su propio protocolo, también fue trasladado a los centros residenciales de la Comunidad.

Tutela e intervención de residencias

Siguiendo esta prevención y contundencia, la conselleira señaló que la Xunta aprobó el martes 24 de marzo la tutela, por parte de la autoridad sanitaria, de todas las residencias de Galicia, tanto públicas como privadas. Además, se pusieron en marcha dos residencias integradas, en las que ofrecer una atención sociosanitaria a las personas que se contagiaron de coronavirus en sus residencias.

De este modo, y gracias a la colaboración de los profesionales sanitarios y de muchos trabajadores y trabajadoras de los centros de día, se pusieron en marcha desde cero dos residencias integradas: la de los Milagros, en Baños de Molgas y la de Porta do Camiño, en Santiago de Compostela. Una decisión pionera que fue replicada en otras comunidades como el País Vasco, la Comunidad Valenciana o Cantabria.

Asimismo, en aquellos casos en los que el elevado número de casos hizo inviable el traslado de las personas contagiadas, como fue el caso de la residencia Barreiro, en Vigo, y la residencia de Cangas, la Xunta decidió intervenir estos centros en cuanto tuvo el resultado de las pruebas para garantizar la calidad asistencial de los mismos.

Suministro de material

La conselleira también trasladó la preocupación constante de los profesionales de las residencias por el suministro de equipos de protección. Una situación agravada, señaló, por los continuos cambios de opinión del Gobierno central, que en un primer momento asumió el suministro centralizado para finalmente trasladar la responsabilidad a las comunidades autónomas.

De igual manera, lamentó que la Vicepresidencia de Derechos Sociales del Gobierno central había prometido en una comunicación a todas las comunidades autónomas la actuación del Ejército en las residencias, para aclarar días después que tan sólo realizarían labores de desinfección.

Así las cosas, Fabiola García concretó que, gracias al esfuerzo de la Xunta de Galicia y de la sociedad civil gallega, se repartieron 530.000 mascarillas, 12.000 botes de gel hidroalcohólico, 354.000 guantes, 2.000 gafas y pantallas protectoras y 65.000 batas, mandiles, gorros y calzas para completar los equipos de protección.

Agradecimiento a los profesionales

Durante su comparecencia, la conselleira agradeció la vocación y dedicación que vienen demostrando los profesionales que trabajan en centros de toda Galicia porque se han convertido, asegura, en uno de los símbolos de la lucha contra esta pandemia. Asimismo, aseguró que ha comprobado la calidad de los cuidados que reciben las personas mayores en estos centros en los que se crea un ambiente familiar.

Por ese motivo, mostró su preocupación por el intento de algunos sectores, señaló, que tratan de utilizar esta pandemia para emprender una causa general contra las residencias de mayores de Galicia. En este sentido, criticó que se pretenda emplear esta situación para emprender batallas ideológicas que poco o nada importan a los gallegos.

Últimos datos

Por último, detalló los últimos datos conocidos sobre casos detectados en residencias de mayores: 441 usuarios y 16 trabajadores. Asimismo, explicó que 49 residentes perdieron la vida, 27 en el propio centro y 22 en el hospital. Con respecto a las residencias de atención a la discapacidad, se registraron 46 casos en usuarios y 38 en trabajadores que dieron positivo y están aislados en sus casas. En definitiva, resumió, 487 casos totales entre los usuarios, lo que supone 2% del número total de plazas.