• La Diputación de Ourense y los ayuntamientos de Valdeorras estudian impulsar una fundación para poner en valor el legado de Delgado Gurriarán
  • Manuel Baltar destacó ayer, tras la reunión mantenida con representantes institucionales valdeorreses, la importancia de seguir desarrollando iniciativas “que hagan perdurar en el tiempo a obra y la creatividad literaria y política de Florencio Delgado Gurriarán”

Margarita Pizcueta, Enrique Barreiro, Manuel Baltar y Alfredo García

 

La Diputación de Ourense y los ayuntamientos de Valdeorras exploran la puesta en marcha de una fundación para poner en valor el legado del intelectual Florencio Delgado Gurriarán. Así lo confirmó el presidente del gobierno provincial, Manuel Baltar, tras la reunión que mantuvo en el Pazo Provincial con representantes institucionales valdeorreses, destacando la importancia de seguir desarrollando iniciativas que hagan perdurar en el tiempo a obra y la creatividad literaria y política de Delgado Gurriarán”.

En la reunión con Manuel Baltar participaron el alcalde de O Barco, Alfredo García; la concejal de Cultura y Educación de este municipio, Margarita Pizcueta, y el alcalde de Vilamartín de Valdeorras, Enrique Álvarez Barreiro, una reunión en la que se valoró el apoyo que la Diputación de Ourense viene prestando desde su creación al movimiento a favor de la figura de Delgado Gurriarán, “un valdeorrés universal”, destacó Baltar, afirmando que entre las propuestas analizadas “figura mantener esa línea de cooperación con los ayuntamientos de la comarca valdeorresa y también con entidades privadas y culturales alrededor de una figura capaz de concitar unanimidad y admiración por su producción literaria y por su trayectoria humana y profesional”.

El presidente de la Diputación comentó que en la reunión “hablamos también de dar un paso más: de poner en marcha una fundación que lleve el nombre de Florencio Delgado Gurriarán, lo que sin duda contribuirá a mantener su legado y dotará de mayor estabilidad la este movimiento cultural, para que entre todos sigamos celebrando este homenaje permanente que debemos rendir a una persona como él, de su alta condición humana, intelectual y política”, expresó Manuel Baltar.

La Diputación de Ourense viene implicándose desde hace años en esta labor didáctica, de recuerdo y difusión del que significó Delgado Gurriarán, un escritor que el presidente Baltar califica como “cantor de Galicia y defensor de la galleguidad”, por el papel protagonista que tuvo en la intelectualidad gallega y en los movimientos galleguistas del siglo XX.

Florencio Delgado Gurriarán, nació en Córgomo (Vilamartín de Valdeorras) en 1903 y falleció en Fair Oaks (Estados Unidos) en 1987. Licenciado en Derecho, ejerció como abogado en O Barco de Valdeorras. En 1933 ingresó en el Partido Galeguista. Tras la Guerra Civil marchó como exiliado a México, país en el que se estableció definitivamente, aunque realizó varios viajes a Galicia: en 1968, 1976 y 1981. Fue uno de los fundadores de la revista Vieiros, y miembro correspondiente de la Real Academia Gallega. Su obra la integran los libros: Bebedeira, 1934; Galicia infinda, 1963; Cantarenas. Poemas (1934-1980), 1981; El O Soño do Guieiro, y Opúsculos de poesía, 1986.