Drusila

 

No voy a deliberar sobre el significado de Navidad, no voy a hablar del Mitraismo, no voy a comentar el Yule, no voy a nombrar el solsticio, no voy a contar que aquí, en Argentina se celebran con pantagruélicos banquetes de cien mil calorías con cuarenta grados, no voy a mencionar creencias ni tradiciones.

Si, creo que las fiestas son necesarias, no importa que coincidan calendarios astronómicos o religiosos, son una ilusión mundial de un punto aparte

Un nuevo comienzo.

Aunque nada cambie en tan sólo una semana, la ilusión si es importante. Recoger las cartas y barajar de nuevo. Quizá, a veces, la esperanza sea tan poderosa que si se consiga cambiar algo.

Por eso, deseo para todos aquellos quienes leen las cosas que escribo, y aquellos quien no, aquellos que están de acuerdo conmigo y aquellos quienes no, todos los justos e injustos, los buenos y los malos, los problemáticos y los mansos, los amables y los antipáticos, los menesterosos y los acomodados, los artistas y los faltos de imaginación, los amargados y los felices, los ateos y los creyentes, en resumen, todos, tengan la oportunidad de compartir con sus seres amados un instante de esperanza, un sueño, o tan sólo una copa en un brindis.

Y agradecer porque existan unos días en los cuales las gentes puedan creer en la magia de los buenos deseos.

Desde Buenos Aires, esta porteña les desea Felices Fiestas.

Sonia Drusila Trovato Menzel

Drusila

Drusila