• El crecimiento de esta zona provocó que la fosa séptica actual resulte insuficiente

 

El Ayuntamiento de Vilamartín de Valdeorras está en la búsqueda de una solución para mejorar el saneamiento de las zonas de Arcos, Córgomo y Baxeles.

 El crecimiento de esta zona, en la que están instaladas bodegas, hoteles y otras industrias hizo que la fosa séptica se quede pequeña desde hace más de una década.  Por este motivo, uno de los primeros pasos a dar es tener informes técnicos que avalen cuál es la solución más eficaz.

 El grupo de gobierno, que lidera Enrique Álvarez Barreiro, buscó  apoyo a través de la Dirección Xeral de Augas de Galicia y se consiguió la ayuda para poder elaborar un informe y que un grupo de expertos se desplacen hasta Arcos para ver in situ el problema a solucionar. Después, el siguiente paso será buscar la financiación. Posiblemente, dentro de unos 6 meses se podrá optar a ayudas europeas y continuar con el proyecto.