Roberto Carlos Mirás Mirás

Roberto Carlos Mirás Mirás

Cuando en el año 1988, conoció a la sobrina de una maharani española, a Elisa Vázquez de Gey le cambió su vida. Recopiló datos, efectuó la traducción de “Impressions De Mes Voyages Aux Indes” un libro escrito por la propia Anita Delgado y fruto de esas vivencias y de esos datos, escribió “Anita Delgado, maharani de Kapurthala” (Planeta, 1988) Con varias ediciones. Ha publicado, “El sueño de la Maharani” donde el escritor Vicente Blasco Ibáñez, deslumbrado por la apasionante vida de Ana Delgado, a joven maharajá que se casó con un joven de la India, convence a una princesa ya divorciada para que sea protagonista de su próxima novela.

 

 

P- Tu libro “Anita Delgado, maharaní de Kapurthala” es un libro para el lector o para la autora. Al leerlo me ha dado la impresión de estar leyendo un buen guión de cine…

R- He seguido los diarios de Anita Delgado, y aquellos documentos que ella había escrito. No es un libro mío, es un libro, mitad de ella, mitad mío, te darás cuenta al leerlo, que está todo en cursiva y entrecomillado. He ido reconstruyendo su vida a través de sus escritos.

 

P- Dos libros: “Pasión India” de Javier Moro en Seix-Barral y el tuyo en Planeta, nos invitan a viajar. Al leerlos me acuerdo de aquellos documentales de Alberto Oliveras. Les encuentro un cierto paralelismo…

R- Es cierto, hablan sobre la vida de una mujer. Cuando me planteé escribir mi libro, lo hice con la idea de escribir una biografía autorizada. Las dos obras hablan sobre la vida de una mujer. Comencé hablando con sus descendientes y ellos me han pasado sus diarios, sus escritos, sus relatos; el libro que ella misma había editado, y a partir de ahí, publiqué todo aquello que yo misma he podido reunir.

 

P-  En la forma de narrarlo…

R- Creo recordar que lo de Oliveras era un documental de cincuenta minutos. Era un viaje que él había hecho en donde se había encontrado con la historia de Anita.

 

P- ¿Es aun desconocida?

R- Es muy conocida en España. Recuerdo a mi abuela que decía “más rica que Kapurthala” En el momento en que se enamora del maharajá y se casa con él estamos hablando de un acontecimiento que en aquel momento se transmitió a todo el mundo. Fue la noticia de toda Europa.

 

P- Nos trasladamos a aquel tiempo.

R- En cualquier periódico que busques el año seis, túvas a encontrar aquello. Tuvo un papel muy importante hasta el año veintiséis, pero después cayó en el olvido, llegó el franquismo que era una etapa muy gris. Ella llevó una vida de princesa repudiada por su círculo de amistades.

 

P- ¿Qué es interesante?

R- Lo que  me interesó, fue saber como una mujer española y sin mucha cultura había sentido  Asía, ¿cómo había comprendido ella, el país en el que reinaban?, ¿cómo se había sentido? Dar una respuesta a estas preguntas, era lo que más me interesaba. De hecho ahora saldrá una novela sobre ella.

 

P- ¿Ella soñó?

R-  Es cierto, ella soñó con ser una princesa, una gran reina y, que alguien escribiese su vida.

 

P- A eso posiblemente ayudó la situación de la época y los intelectuales del momento…

R- En su familia pensaban que él era un rey cubano. Ellos no sabían ni donde estaba la India. Fueron los intelectuales los que le aclararon el tema, Romero de Torres, Ramón Mª del Valle Inclán, o, el propio Leandro Oroz “oye que este señor es un señor muy importante y va muy en serio” le dijeron. Fue algo que a los intelectuales, incluso les desbordó.

 

P- ¿Qué has conseguido gracias a este libro?

R- Me escribió una bisnieta de Anselmo Nieto que era uno de los intelectuales que la conoció y él mismo la había pintado bailando cuando ella tenía quince años. Le agradó leerlo. Cuento la historia como fue y estaban todos muy perdidos.

 

P- Situémonos: una España católica, el Kursal…

R- Comenzó a ensayar los bailes el día quince de Mayo y el día treinta y uno se encontró con el maharajá. A primeros de Junio ya estaba en París en donde se casó. Su madre no quería que se marchará de Europa sin casarse y el maharajá no era católico. Primero se casaron en París por lo civil y después en Kapurthala, por el rito sij

 

P- ¿Y las creencias?

R- Es que su hermana se casó con un norteamericano. De hecho al hijo de Anita, lo bautizó su madre a escondidas en Paris. Cuando ella lo trae para que sus abuelos lo vean, la madre de ella lo bautiza en la Catedral de Nôtre Dame a escondidas.

– Me hace un inciso…

– En esos años la gente aquí era analfabeta. ¿Qué persona escribía así?, ¿algo tendría ella? De hecho el diario que consulté es un diario que comenzó a escribir en español y luego en francés. Estas faltas como puedes ver son una mezcla de idiomas. Mira, aquí tienes, estos escritos son de ella.

 

P- ¿Y don Narciso?

R- Era su profesor. Sabía que estaba perdiendo el español en la India. Se daba cuenta de que sólo hablaba francés o urdu, un español que cuando vuelve a España, lo recupera.

 

P- Para está biografía has estado con su sobrina.

R- Una vez que se divorcia del maharajá comienza a llevar una vida de mucho lujo. La hija de Victoria, sabes que Victoria es hermana de Anita, y muere en la Primera Guerra en París, al quedarse huérfana y Anita al divorciarse la prohija.

 

P- ¿Victoria no era como una hija para ella?

R- No. Victoria, era su hermana. La hija de Victoria, Victoria Ana María es esta señora que está aquí.

 

P- ¿Cuentas la anécdota de los huevos fritos?

R- Así es. Aquí en esta foto, está la sobrina, la que me dio a mí, todos los datos. Vivió toda la vida con la marahaní. Esta señora que está con este manto es la sobrina de Anita, la hija de su hermana. Este manto, está hecho en los talleres, en donde se hacían los mantos del Sha de Persia. Menudo manto. Y éstas son las hermanas Camelias, Anita y Victoria. Victoria fue la que se casó con un norteamericano en Paris.

 

P- Al describir la vida de Anita Delgado. ¿Cuál es tu impresión?

R- Una vez divorciada se instala en París en donde lleva una vida “loca”; escapa de la Segunda Guerra Mundial y durante la Guerra Civil española se instala en Portugal, durante la post guerra vive en Madrid, alquila un piso en Marqués de Urquijo, y allí pasa los últimos años de su vida.

 

P- ¿Dónde vive en esos años?

R- Viaja a Málaga, a Niza, a Cannes, juega mucho en Mónaco y vive con un señor que llama Ginés Rodríguez Segura, su secretario entre comillas. Viven todos en Madrid. En el año sesenta ella se pone mala del corazón y muere. Al morirse ella que es quien mantenía la casa, llega su hijo y se reparten todo.

 

P- Pero su hijo muere en Nueva Delhi…

R- Veinte años después de esto. Ella vivía para el hijo. Ella decía: “mi hijo, mi hijo el maharajá. Siempre pensó que su hijo acabaría siendo un maharajá. Cuando hablaban de volver a la India, el mismo hijo le decía: “tú no vuelvas madre pues no vas a reconocer la India en donde tú reinaste. La India era la Unión India, ya no era la India de los maharajás, la India británica.

 

P- ¿Usted ha visto mucho deterioro?

R- Estamos hablando de un palacio que se inauguraba el año nueve o sea va a cumplir ahora cien años y claro era un palacio europeo con calefacción central. Ahora ese palacio es una escuela sij.

 

P- ¿Qué hay en el libro?

R-Hay cosas que cuenta Javier Moro pero que yo no podía contar. En la novela que ya ha aparecido “El sueño de la maharaní” (Mondadori) describo justo los momentos que usted me está preguntando. Llego a un rastrillo de Madrid y me llama Javier Moro y me dice “oye que en catálogo de Feria Arte aparece una almoneda que dice que tiene cosas de Anita Delgado” y  ahí comienza mi novela.

 

P- ¿Qué se preguntó?

R-  Encontré un montón de cosas de Anita. ¿De dónde salen estas cosas?, ¿qué pasa aquí? Su familia las había vendido. Si fuera de mi familia no se me ocurriría vender sus cosas. Eran objetos que a mí, Victoria me había enseñado. ¿Cómo pueden acabar las cosas de una persona de ese rango en una tienda de segunda mano?

 

P- ¿Y?

R- Parto de la moneda y doy respuesta a lo que todo el mundo me preguntó. Este libro lleva siete ediciones en España, se tradujo al alemán, se ha traducido al inglés, está vendiéndose en la India y en el inglés de la India. Fue un éxito.

 

P- ¿Qué queda por decir?

R- Quién era el hijo. En el primer capitulo de “El sueño de la maharaní” es el hijo el que habla, voy a hablar de mi madre, pues cada año al hijo, le preguntaban cosas sobre su madre muchos periodistas españoles y él estaba harto. Comienza hablando de su madre, habla del Punjab, habla de los sijs, habla de su propia historia como hijo.

 

P- ¿Y en el segundo capitulo?

R- Anita está divorciada y se encuentra en el Madrid de los años treinta y entre la farándula aparece un escritor español que le dice: “Yo quiero escribir su vida” Ella le va contando la vida al escritor y al final, el escritor muere. Y en la tercera parte, es ya Ginés Rodríguez Segura el que habla. Son tres hombres que hablan de la princesa: un escritor, su hijo y un hombre, Ginés, quién la quiso mucho y la acompañó hasta su muerte.

Elisa2

 

Perfil

Elisa Vázquez de Gey (Lugo, 1955) tiene la sonrisa fácil y fuerza al hablar. Estudió Filología Francesa en la Universidad de Santiago de Compostela y desde 1984 es profesora. Ha publicado: Versos sin rimel (Madrid 1986, poesía), Queimar as Meigas: Galicia cincuenta años de poesía escrita por mujeres (Madrid, 1988, recopilación de autoras gallegas en edición bilingüe) “En aquel tiempo- me dice-, no había ninguna mujer que escribiese y me pidieron una recopilación desde Madrid” y Atentamente suya (Madrid, 1995, poesía) En 1988, un encuentro con la sobrina de la maharani de Kapurthala, le hace descubrir la vida de una mujer,  viajar al Punjab y hacer de detective en diversas bibliotecas, e indagar buscando datos.

 

Para saber más

 “Pasión India” (Seix-Barral) Javier Moro.

“India” Patrick French. (Duomo)

“Madre India” Literatura Kairos. Ana García Arroyo.

“La sociedad de las castas. Religión y política en la India. Agustín Pániker (Kairós)