• Galicia registró un mes de septiembre cálido y con precipitaciones dentro de los valores normales para esta época
  • El avance del informe climatológico de Meteogalicia resalta la distribución desigual de las lluvias, con una primera quincena marcada por el calor y la influencia de las altas presiones y una segunda mitad mucho más variable y con tormentas

 

El tramo final del verano en la comunidad estuvo marcado por el calor y un régimen de precipitaciones normal para esta época del año. Después de un julio y de un agosto en los que la tónica general fue la variabilidad en el tiempo, septiembre se caracterizó por ser un mes cálido en el conjunto de Galicia aunque con dos mitades muy diferenciadas, según se recoge en el resumen climatológico elaborado por Meteogalicia.

Durante la primera quincena, la influencia de las altas presiones permitió que entrasen en la comunidad masas de aire cálido procedentes del sur de la península y del norte de África, que contribuyeron a que los termómetros alcanzasen registros anormalmente altos. Esta situación se vio en parte compensada durante la segunda mitad del mes, mucho más variable y marcada incluso por las tormentas de verano y la llegada de borrascas atlánticas que matizaron las anomalías que se habían registrado durante los primeros días del mes.

Así, septiembre finalizó con unas temperaturas medias 0,74 grados por encima de los valores del período de referencia 1981-2010, lo que permitió caracterizar el mes como cálido en su conjunto aunque lejos de su precedente más inmediato. De hecho, septiembre de 2018 fue el mes más cálido de toda serie histórica, con una anomalía de 2,66 grados sobre lo esperado.

Las temperaturas estuvieron por encima delo esperado en toda Galicia con una única excepción: la Mariña lucense y la comarca coruñesa de Bergantiños, en las que se detectaron valores ligeramente por debajo de lo que era de esperar para esta época del año

Por lo que respecta a las precipitaciones, el mes se mantuvo dentro de la normalidad aunque llovió un 29% menos de lo esperado en comparación con los registros pluviométricos del período 1981-2010. En este sentido, el informe de Meteogalicia también llama la atención en la distribución desigual de las lluvias, que se concentraron en la segunda mitad del mes y particularmente, en la tercera semana, provocando un claro contraste entre este mes de septiembre y los dos anteriores, que habían sido muy secos.

Máximas y mínimas por comarcas

Los termómetros registraron en general una temperatura máxima de 23 grados de media, alcanzando valores mucho más altos en la comarca del Ribeiro y en Verín –donde superaron los 28 grados- y más bajos en el caso de las zonas altas de A Mariña y en las montañas de las provincias de Lugo y Ourense –con valores máximos que rondaron los 17 grados-.

En cuanto a las mínimas, la media en septiembre se situó en el conjunto de la comunidad en 11,8 grados. Estos valores no llegaron a los 8 grados en el caso de las comarcas ourensanas de A Limia y de Viana, mientras que en puntos de las Rías Baixas las temperaturas alcanzaron los 15.