• Galicia registró un mes de octubre húmedo y con temperaturas que fueron en general un poco más cálidas de lo esperado
  • El avance del informe climatológico de Meteogalicia constata que llovió un 18% más que en el período de referencia, una situación que contrasta con los cinco años anteriores, durante los que la lluvia acumulada estuvo por debajo de la media

 

El otoño arrancó en Galicia marcado por las lluvias y por unas temperaturas ligeramente por encima de lo esperado en esta época del año. Según se recoge en el resumen climatológico elaborado por Meteogalicia, octubre fue un mes húmedo en general en el conjunto de la comunidad, una situación que contrasta con el sucedido en los cinco años anteriores, y ligeramente más cálido con respecto al período histórico que se utiliza como referencia, que va del año 1981 a 2010.

Desde el punto de vista meteorológico el mes contó con tres tramos muy diferenciados. Los primeros 11 días se caracterizaron por el predominio de las altas presiones, lo que dejó un ambiente marcado por la estabilidad y temperaturas por encima de las normales en esta época del año. A continuación la comunidad vivió un período de borrascas que trajeron lluvia y frío, y en la última semana del mes se volvió a producir un nuevo cambio en la situación, con una recuperación ligera de los termómetros.

En su conjunto, octubre finalizó con unas temperaturas medias 0,28 grados por encima de los valores del período de referencia, lo que permitió caracterizar el mes como ligeramente cálido en su conjunto aunque lejos, por ejemplo, de los datos de 2017, cuando la anomalía fue de 2,4 grados por encima de lo esperado. A esta situación contribuyeron especialmente las temperaturas mínimas, ya que en el conjunto de Galicia fueron 0,76 grados superiores a la media histórica.

Por lo que respecta a las precipitaciones, el mes puede considerarse en su conjunto húmedo aunque al hacer la comparación con los registros pluviométricos del período 1981-2010 se concluye que solo llovió un 18% más de lo previsto en esta época del año. En este sentido, el informe de Meteogalicia llama la atención en la distribución desigual de las lluvias, que se concentraron en el período que siguió al día 11, con la excepción de la última semana del mes, y también en el contraste entre este octubre y los cinco anteriores, que habían sido secos e incluso muy secos, como constatan los registros de los años 2016 y 2017.

Máximas y mínimas por comarcas

En cuanto a la situación por zonas, hace falta precisar que si bien en general las temperaturas estuvieron ligeramente por encima de la media gracias sobre todo a que se registraron mínimas muy suaves, el comportamiento de los termómetros no fue homogéneo en toda la comunidad.

Así, las máximas más bajas se registraron en zonas de la montaña de Lugo y Ourense, con valores de 11 grados, mientras que la comarca del Ribeiro se situó en el extremo contrario, llegando a rozar los 22 grados. En el conjunto de Galicia el valor medio de las temperaturas máximas en octubre fue de 17,6 grados.

En cuanto a las mínimas, la media del mes pasado se situó en el conjunto de la comunidad en 9,5 grados. Estos valores no llegaron a los 4 grados en el caso de la comarca ourensana de A Limia y en el macizo de Manzaneda, mientras que los registros más bajos de las temperaturas mínimas se dieron en zonas de costa, principalmente en las comarcas de A Coruña y de Vigo, con valores próximos a los 15 grados.