• El presidente de la Xunta visitó las instalaciones del balneario Caldas de Partovia
  • Feijóo anunció una ley de aguas termales para definir, organizar y ordenar todas las capacidades del sector y ponerlo en valor
  • Recuerda que el Plan de turismo termal permitió ya llevar a cabo actuaciones como el balneario de Cortegada, la conversión de la fortaleza de Monterrei en parador y obras de rehabilitación y acondicionamiento como las del monasterio de San Clodio en Leiro
  • Afirma que se creará el Club del Producto Turístico del agua de Galicia y seguiremos “trabajando en el Plan de turismo de salud de Galicia”
  • Por su parte, el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, que también asisitió al acto manifestó que “termalismo en Partovia pasa del siglo XVIII al XXI, uniendo historia, innovación y modernidad”  

Feijóo durante su intervención

 

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, afirmó que el Gobierno gallego remitirá al Parlamento una ley de Aguas Termales de Uso Lúdico para definir, organizar y ordenar todas las capacidades del sector y ponerlo en valor; una ley, que según aseveró, permitirá planificar termalmente la provincia de Ourense.

Durante una visita a las instalaciones del balneario Caldas de Partovia, el titular de la Xunta se refirió al termalismo como un modelo de calidad, estable, descentralizado y desestacionalizado. “Cualidades todas que nos configuran como destino único”, aseguró, recordando que Galicia es la comunidad con más balnearios, un negocio que mueve cerca de 60 millones y genera más de 1200 empleos directos.

Manuel Baltar, junto a Francisco Fumega, Alberto Núñez Feijoo y miembros de la familia Garriga

 

Feijóo insistió en el compromiso con el sector, a través del Plan de turismo termal, una estrategia que recoge las líneas fundamentales para el desarrollo del sector: para planificar; para hacer infraestructuras termales- creación, mejora y diversificación-; para integrar productos termales; para potenciar el conocimiento en este campo, y para promover el termalismo.

Más al por menor, subrayó que en estos dos años este plan permitió llevar a cabo actuaciones como: la recuperación de balnearios abandonados o de nueva construcción como el balneario de Cortegada o la conversión de la fortaleza de Monterrei en parador; y obras de rehabilitación y acondicionamiento como las del monasterio de San Clodio en Leiro, la ampliación de las termas en Lobios y una piscina termal en Laias.

“Y también crearemos el Club del Producto Turístico del agua de Galicia y también seguiremos trabajando en el Plan de turismo de salud de Galicia”, abundó.

Disfrutando de la visita