• Hasta ahora se han hecho públicos dos casos por hechos ocurridos en La Bañeza (León) y Puebla de Sanabria  (Zamora)

Una de las antiguas promociones del seminario, la de 1969. Imagen: http://seminariolabaneza.blogspot.com.es/

 

El obispo de Astorga (León), Juan Antonio Menéndez, ha anunciado hoy serán investigados y  aclarados los supuestos casos de abusos sexuales después de que dos seminaristas presentasen denuncias por hechos ocurridos en La Bañeza (León) y Puebla de Sanabria (Zamora) en los años 70.

Hasta ahora, se han hecho públicos dos casos de abusos, uno en La Bañeza contra el sacerdote José Manuel Ramos Gordón, y otro supuestamente cometido en el seminario de Puebla de Sanabria y que fue denunciado en las últimas 48 horas.

En el caso del procedimiento seguido contra Ramos Gordón, el obispo señaló que la vía penal ya ha prescrito, al igual que la canónica, pero el obispo ha explicado que aun así han querido actuar y se la ha impuesto una pena “justa y proporcional a la gravedad de los hechos”.

El obispo de Astorga detalló que “manifiesto mi firme voluntad de resolver de una vez por todas este grave problema y de poner todos los medios para que nunca más se repitan”. Para ello, anunció más protocolos  de actuación con menores y de prevención dirigidos a todos los agentes de pastoral diocesanos y la colaboración “siempre con las autoridades civiles, aplicando además con severidad y rigor la propia normativa canónica para tratar con equidad y justicia estos delitos, considerados como uno de los más graves del Código de Derecho Canónico”, añadió

Reiteró hechos “tan deplorables, moralmente inaceptables e intolerables”,  y pidió perdón por “el daño causado”, además de expresar su apoyo y cercanía a cuantos son víctimas de los abusos sexuales.

Juan Antonio Menéndez aclaró que en el caso del procedimiento seguido contra el sacerdote José Manuel Ramos Gordón, “tras un proceso penal iniciado tan pronto se tuvo noticia de la denuncia y una vez derogada la prescripción que afectaba a tales hechos, la Congregación para la Doctrina de la Fe confirmó la decisión de declararlo culpable del delito de tocamientos a menores con fin libidinoso en el Seminario Menor de La Bañeza, imponiéndosele una pena justa y proporcionada a la gravedad de los hechos alegados. Tal decisión, firme y definitiva, ha pasado a cosa juzgada”.

Del mismo modo, apuntó que “cualquier otra denuncia que se reciba se investigará con celeridad y prontitud, respetando los derechos de todos los implicados y con voluntad de restituir cuanto antes la justicia lesionada por el presunto delito. En todo momento se informará también a las presuntas víctimas de su derecho de presentar denuncia ante las autoridades civiles”.

 En este sentido, añadió el obispo, “se ha recibido a dos ex alumnos del Colegio Diocesano Juan XXIII de Puebla de Sanabria; he manifestado mi intención para atender a los ex alumnos del Seminario de La Bañeza y he dispuesto que la comunidad diocesana exprese su solidaridad con aquellos que viven con indignación tales hechos, manifestándoles su apoyo, cercanía y oración. Aunque sean delitos que hayan prescrito civil y canónicamente, dichas denuncias son un acicate para tutelar mejor a nuestros menores y para garantizar a todos que las instituciones eclesiales de Astorga son un lugar seguro para la infancia y la juventud”.

Subrayó que “la buena fama de los fieles y, en particular, de la presunción de inocencia de los acusados, no impedirá proceder con severidad en la persecución de tales delitos cuando así sea posible”.