• La Diputación de Ourense aborda con la comunidad de monjes actuaciones de conservación, señalización y promoción turística de esta joya arquitectónica

 

Le han llegado a llamar el “Escorial gallego”. El Monasterio de  Santa María La Real de Oseira, emplazado en esta localidad de San Cristovo de Cea , en la comarca ourensana de Carballiño, es una joya arquitectónica de la geografía española, un claro ejemplo de construcción cisterciense que llama la atención por su majestuosidad, su arte, sus claustros…una obra de arte en toda regla digna de contemplar.

 

El Monasterio de Oseira está situado en un enclave muy próximo a un punto en el que confluyen las provincias de Ourense, Lugo y Pontevedra. Su construcción se inició en 1137, cuando un grupo de monjes se retiró al lugar, y se integró en la Orden del Císter de 1141. El templo monástico se construyó a finales del siglo XII y principios del XIII, fechas a partir de las que registró todo tipo de avatares, pasando incluso por una época de decadencia, hasta que en 1966 se acometió su restauración. Una de las piezas más destacadas de Oseira es su iglesia, de época medieval, es la iglesia, considerada un tesoro arquitectónico clave para el estudio del Cister en España.

 

Durante la mayor parte de su existencia ha estado habitado por monjes, al igual que en la actualidad, siendo todo un referente.

 

Precisamente, su conservación, proyección y promoción turística ha sido el tema que acaban de abordar el presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, y el prior del monasterio, Alfonso Lora, en una reunión desarrollada en el Pazo provincial de Ourense. En este encuentro, ambos analizaron la situación actual de la abadía, las necesidades de mejora del cenobio y aspectos de señalización y promoción turística de este enclave, situado en el contorno del Camino de Santiago.

El monje Lora y Baltar abordando mejoras del Monasterio de Oseira

 

El presidente de la Diputación, José Manuel Baltar,  destacó la “importante labor que la comunidad de monjes de Oseira realiza en cuanto al mantenimiento del monasterio y las tradiciones seculares del mismo, conjugando historia y modernidad, para adaptarse a los tiempos actuales pero siempre manteniendo los valores tradicionales, históricos y etnográficos de un símbolo arquitectónico, cultural y religioso en Galicia como es el Monasterio de Oseira”.