Misántropo. Foto Eduardo Morenobr

 

Crítica y público han situado el Misántropo adaptado y dirigido por Miguel del Arco a partir de la obra de Molière entre los mejores montajes de la temporada, confirmando a este dramaturgo como uno de los más grandes hombres de teatro del momento en España. La función llega al Bergidum el próximo 18 de octubre (21 horas), dentro de la programación del Plan Platea del Ministerio de Cultura. La obra ha conseguido recientemente el Premio Ceres de Teatro al Mejor Espectáculo del Año.

Miguel del Arco firma la adaptación de una de las obras clásicas de todos los tiempos y se pone al frente de este montaje con el mismo y consolidado equipo humano con el que ha levantado sus éxitos escénicos anteriores: La función por hacer y Veraneantes. El objetivo es intentar “de la mano del maestro, hablar de los misántropos del siglo XXI”, investigando y profundizando hasta que “Alceste, Celimena y todos los demás personajes de Molière se expresen como hombres y mujeres de nuestro convulso y recién estrenado siglo”.

Alcestes, el protagonista de Misántropo, anhela vivir en la verdad. Quiere ser honesto y sincero y que los demás lo sean con él. Pero sus contradicciones y su incapacidad para encontrar el término medio que le permita vivir pone en peligro su integridad por defender la verdad. La pieza sucede en tiempo real: dos horas de una tensa madrugada en un callejón en la trasera de una discoteca donde corre el alcohol, la coca y la insidia; una trastienda para visualizar que aquí se habla de lo que se dice “a espaldas”.

El sólido reparto de la función está encabezado por Israel Elejalde, actor con una larga trayectoria en teatro, cine y televisión, galardonado con el Premio Ojo Crítico de teatro de RNE, y Bárbara Lennie (Trece Rosas, de Emilio Martínez Lázaro; La piel que habito, de Pedro Almodóvar; Amar en tiempos revueltos, Isabel…), acompañados de José Luis Martínez, Miriam Montilla, Manuela Paso, Raúl Prieto y Cristóbal Suárez, con la colaboración especial de Asier Etxeandía, que pone la voz en un tema musical, después del potente concierto ofrecido hace unos días en el escenario ponferradino.

Misantropo Elejalde y Bárbara Lennie. Foto Eduardo Moreno

La crítica ha elogiado unánimemente el trabajo. “Un Misántropo que sacude, que divierte y conmueve, que tiene la intensidad y el ritmo de un gran partido con un gran equipo, donde todos juegan el mismo juego, se pasan la pelota cuando toca y controlan su zona del área, a las órdenes de ese gran entrenador que es Miguel del Arco, responsable de la versión y la puesta”, ha escrito Marcos Ordóñez en Babelia.

En ABC, Antonio Illán sostiene que si Molière hubiera visto esta función ” también se habría levantado de su asiento, habría aplaudido desaforadamente y hubiera gritado ¡bravo, bravo! hasta desgañitarse”. Víctor Iriarte, en Diario de Noticias, dice que “Miguel del Arco ha logrado una excelente adaptación, respetuosa con la intención del autor: es un retrato del siglo, sí, pero del nuestro, de hoy, aquí y ahora. Son perfectamente reconocibles en el montaje estos tiempos de arribismo y conseguidores, donde triunfa la medianía, la apariencia, donde se confunde espectáculo con cultura, donde el baboseo y no la decencia es lo que garantiza el medro profesional”.