• Aunque la humedad  generó la proliferación del hongo más temido, los expertos prevén que si se mantienen las condiciones meteorológicas propias del verano, la calidad y cantidad de uva será buena
Mildiu en las hojas

Mildiu en las hojas

 

Cinco de la mañana. El sonido de los tractores resuena sobre el silencio en  distintas localidades de la comarca de Valdeorras, entre ellas A Rúa. Comienza el “frenético” trasiego hacia los viñedos, antes de que se asome el sol y apriete el calor. El objetivo: “la guerra al mildiu”, el hongo más temido y que  se instaló en los últimos meses en las viñas de la Denominación de Origen .  Los viticultores desenfundan sulfato de cobre,  rociando sobre la vid y hojas a conciencia, cepa a cepa. Y se encomiendan a la meteorología para que la enfermedad por el hongo no avance. La “estampa” se repite día a día. Y es que este año tan húmedo ha hecho mella en el viñedo: “Este año ni sulfato ni nada, no hay quien pueda con el hongo,  la climatología no acompaña…El mildiu nos trae locos”, se quejan algunos  viticultores.

Sulfato de cobre recién rociado sobre las hojas de la cepa

Sulfato de cobre recién rociado sobre las hojas de la cepa

 

Pero los expertos llaman a la calma y afirman que es pronto para augurar pérdidas pues si se mantiene el tiempo favorable durante el verano, la cosecha de uva no se resentirá.

Julio Ricarte, químico de la cooperativa de A Rúa, afirma que “sí hay mildiu. Los viticultores se asustaron mucho porque ha sido algo escandaloso, pero ahora mismo el problema se ha paralizado. De hecho, por el momento no se prevé un descenso de la cosecha de uvas. Eso sí, siempre y cuando se cumplan las condiciones meteorológicas apropiadas, desde ahora hasta el próximo mes de septiembre, fecha de la vendimia”.

Mildiu en racimo en un viñedo de la Denominación de Origen Valdeorras

Mildiu en racimo en un viñedo de la Denominación de Origen Valdeorras

 

Aún cuando los viticultores siguen preocupados  rozando casi la “obsesión”, en los últimos días “la situación ha mejorado notablemente”, aclara Ricarte. Además, argumenta que los viñedos que registran daños importantes son aquellos  que “o bien no fueron tratados porque están en una situación de abandono, o porque no recibieron el tratamiento de adecuado.  Del resto, queda algo de mildiu en racimo pero no ha afectado tanto para la preocupación y el revuelo que se ha formado. Ahora mismo, hay que tener previsión de que no queden esporas  para que el nivel del mildiu para el año siguiente no sea alto”.

Mildiu en racimo

Mildiu en racimo

Por tanto, concluye si  la climatología es ahora acorde la propia del verán, “se espera muy buena producción, cantidad, pero también calidad. Eso sí, siempre sujeto al tiempo porque si empieza a llover y  no para o se monta un nivel de humedad del 90 por ciento con 23 grados ,día y noche, con  humedad en las plantaciones sí que podría afectar pues hay mucha espora. Pero parece que va ser un verano, en principio, normal y la previsión es buena para la próxima campaña”.

Rociando con sulfato de cobre

Rociando con sulfato de cobre

 

En la misma línea se pronuncia el presidente del Consello Regulado de la Denominación de Origen Valdeorras, Francisco García, apuntando que “los viticultores aplicaron los tratatamientos apropiados, y siguen haciéndolo, y esa es la solución que hay para el mildiu. Y que el tiempo acompañe”.

Sulfato de cobre recién rociado sobre las hojas de la cepa

Sulfato de cobre recién rociado sobre las hojas de la cepa