CSIF, sindicato mayoritario en la Junta de Personal de la Administración de Justicia de León, considera que LO MÁS URGENTE es compensar el déficit de personal con que está dotada la Oficina Judicial,  cuyo diseño de organización se basaba en el expediente digital, inexistente actualmente.

En CSIF estamos a favor de las reformas para modernizar la Administración de Justicia, pero entendiendo que éstas deben hacerse de forma racional, con el consenso de todos los colectivos relacionados con la Justicia y teniendo como objetivo principal la mejora de la calidad en el servicio que el Estado debe prestar a los ciudadanos. En el caso de Ponferrada, cuando en abril de 2014 el Ministerio de Justicia comunicó su intención de continuar con la implantación de la NOJ en Ponferrada, CSIF mostró su oposición, transmitiendo el sentir mayoritario del colectivo, y habiendo comprobado la carencia de medios y falta de previsión para poner en marcha el nuevo sistema.

juzgados-ponferrada-1

 

CSIF exige nuevamente aumento urgente de personal

Han transcurrido seis meses desde la implantación de la Oficina Judicial en Ponferrada, y la realidad es que el déficit de personal que había en los antiguos Juzgados, y antes de su puesta en marcha, (el cual CSIF había cifrado en que debía aumentarse con 18 funcionarios, para que existieran unas mínimas garantías de buen funcionamiento), no se vio reflejado, desgraciadamente, en la dotación de puestos de trabajo publicada en diciembre de 2015.

Por tanto, la referida falta de personal se ha hecho más patente aún con el funcionamiento del nuevo sistema de organización judicial, al carecer de su principal herramienta, el expediente digital. Y la realidad diaria, es que debido a las deficiencias del nuevo sistema de Oficina Judicial, la tramitación se ralentiza, no obteniéndose mejores resultados, sino mayores retrasos, donde antes no se daban.

La única razón de que se sostenga esta Oficina Judicial, se debe a la firme voluntad de los trabajadores, que suple diariamente con su sobreesfuerzo personal la precariedad de medios, tanto personales como materiales.

Por ello, CSIF ha exigido nuevamente que, mientras se decide aumentar la plantilla total, conforme a las necesidades reales, se nombren con carácter inmediato, y como mínimo, 9 funcionarios de refuerzo (6 Tramitadores y 3 Auxilios) para la Oficina Judicial de Ponferrada, los cuales podrían estar adscritos a la Unidad de Apoyo del Servicio Común General, para atender a las Unidades y Servicios más atascados en cada momento.  Y entendemos que la respuesta del Ministerio debería ser acorde con las necesidades, como lo fue reforzar las Oficinas judicial de León y Burgos en el momento de su implantación.

CSIF exige la solución definitiva a los problemas informáticos

En octubre de 2015, desde CSIF advertimos al Ministerio de Justicia que los problemas se agravarán en las Oficinas Judiciales, como las de León y Ponferrada, si a la falta de atención a las necesidades reales en materia de personal, añadimos la cercanía de nuevas reformas tecnológicas, como el proyecto “papel cero”, desde enero de 2016 con la presentación telemática de escritos y demandas, y máxime cuando ha aclarado recientemente el Ministerio que se han creado falsas expectativas con el Proyecto papel cero, que limita el alcance de la medida tan sólo a las comunicaciones entre órganos judiciales y profesionales, e insiste en que el papel va a seguir existiendo.

Por esta razón, hace dos semanas CSIF ha exigido que se solucionen de una vez los problemas informáticos existentes: programas informáticos que no se adecúan a la realidad diaria de los Juzgados, conexiones deficientes entre diferentes Servicios, falta de esquemas de tramitación en algunos servicios como el de Notificaciones, etc., algunos de los cuales persisten desde que se implantó la NOJ en las primeras ciudades en el año 2010.

Y asimismo, CSIF ha recordado al Ministerio de Justicia que antes de emprenderse nuevos proyectos tecnológicos, debería llevarse a cabo una reforma a fondo en los medios informáticos actuales (se sigue constatando, por ejemplo, que el programa Minerva de la Oficina Judicial está desfasado y sigue presentando deficiencias, a pesar de haberse ido comunicando éstas al órgano de gestión), para que dichos medios técnicos tengan una mayor capacidad y fluidez, y cuya eficacia se haya comprobado y contrastado previamente, antes de extenderse a todas las Oficinas Judiciales.  De no hacerse así, dichos proyectos fracasarán, y por tanto, no se podrá cumplir con los objetivos de modernización, agilidad y eficacia pretendidos.