Convenio para impulsar acciones de promoción de la Ribeira Sacra

  • La Xunta y el Consorcio de Turismo colaboran
  • El delegado territorial de Lugo, Javier Arias, explica que se financian iniciativas del Geodestino como las campañas para consolidar la oferta vinculada a la viticultura y a la naturaleza, así como el turismo familiar

 

La Vicepresidencia Primera y Consellería de Presidencia, Justicia y Turismo viene de firmar un convenio de colaboración con el Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra por lo que destina 50.000 euros para financiar acciones de promoción desarrolladas este año.

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, explicó que los fondos van destinados a las iniciativas del Geodestino encaminadas a consolidar la oferta vinculada a la viticultura y a la naturaleza, así como el turismo familiar.

A través de este acuerdo se asumen los costes de reedición de soportes impresos; campañas y acciones estratégicas en redes sociales, medios especializados y eventos; catálogos de productos; ampliación del banco de imágenes y la producción de un vídeo promocional en formato Storytelling, además de otras acciones de difusión y comercialización. También está incluido el primer Festival de Patrimonio Os Peares.

La Agencia de Turismo de Galicia asume el 80% del presupuesto que contempla el convenio y el Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra invierte 10.000 euros hasta completar los 60.000 previstos.

Arias señaló que este acuerdo les da continuidad a los convenios que el Gobierno gallego suscribe con regularidad con los gestores de los diferentes geodestinos constituidos en Galicia “con el fin de que cada zona consolide una oferta especializada en torno a sus singularidades y riquezas”.

El delegado también destacó que la apuesta de la Xunta por la calidad y la sostenibilidad del modelo de turismo gallego cobra especial importancia en territorios como la Ribeira Sacra, “que está consolidándose como un auténtico referente en turismo de interior”. En ese sentido, recordó que esta zona se benefició de un de los dos Planes de Sostenibilidad aprobados por el Estado el año pasado -junto con el de Santiago de Compostela-, cofinanciado por el Gobierno gallego con 850.000 euros.