seguros-hogarCuando vas a mirar el importe de un seguro de hogar, estoy seguro que encuentras un amplio abanico de precios que es sorprendente, incluso te parecerá mentira que haya tanta diferencia de importe de las primas tratándose de la misma vivienda.

Pero el hecho es que todas las compañías poseen baremos diferentes así como muy variadas también son las coberturas que cubren sus diferentes pólizas, motivo por el cual, con mucha probabilidad, tendrá que mirar la letra pequeña para saber cuál es el seguro mejor relación calidad/precio y que además se ajuste a tus necesidades.

Lo primero que debes de saber es que en nuestro país la Ley Hipotecaria obliga a que si tu vivienda posee una hipoteca, deberás de tener (por obligación) contratado un seguro mínimo de incendios siendo el beneficiario la entidad financiera que te concedió el préstamo. Lo que ocurre realmente es que casi no se suele contratar este tipo de seguro ya que, por un importe muy pequeño, se puede contratar un seguro básico de hogar  con muchas más coberturas que el anterior lo que hace que muchos opten por esta opción.

Lo más habitual sin embargo es que, ya que la mayor inversión que hayas hecho en tu vida sea la adquisición de una vivienda, contrates un seguro de vida con buenas coberturas ya que el esfuerzo que estás haciendo lo merece. Es por eso que lo habitual es contratar un seguro multirriesgo del hogar, en el cual se incluyen coberturas de casi todo tipo de siniestros que te puedan acaecer en el hogar. Los porcentajes que te cubran de estos siniestros, las cuantías de las indemnizaciones y cosas similares es lo que determina al final las diferencias importantes entre los diferentes seguros que tienes en el mercado.

Ya te he comentado que hay seguros de incendio, seguros básicos, seguros ampliados, multirriesgo e, incluso, multirriesgos premium (los que más cubren). Pero lo más importante en todos es que seas consciente de lo que contratas para evitar disgustos futuros.

¿Qué tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de hogar?

Lo primero y fundamental es que leas la letra pequeña. Hay aseguradoras que ponen una cifra de capital determinada por tipo de siniestro, cantidad que puede diferir y mucho dependiendo de la compañía. Por lo tanto, lee la letra pequeña ya que por ejemplo, no es lo mismo una indemnización por roturas de tuberías de 1.500 euros que de 600. La primera está claro que te incrementará el importe de la prima.

Por lo tanto, como primer consejo que te doy, es que no solo compares las coberturas entre diferentes pólizas de seguro, sino que además compares capitales en caso de indemnización.

Cuando haces un seguro de hogar, se incluyen a grandes rasgos dos cosas: contenido y continente. El primero es la valoración de lo que tienes en casa y que puede ser objeto de un robo, de un incendio o de cualquier otro siniestro. El continente es lo que se refiere a la estructura de la vivienda mientras que el contenido es todo lo que se le añade posteriormente. Si no lo entendéis os doy un truco: si a una vivienda le doy la vuelta para abajo, todo aquello que caiga al suelo será contenido y lo que permanezca invariable e inmóvil, será continente.

El continente suele ir por tablas de valoración de la compañía aseguradora, pero el contenido suele ir ya de tu mano. Dependiendo de cómo lo valores, la prima experimentará sustanciales variaciones en su importe.

Por lo tanto, como consejo que te doy en este punto es preguntar a la comunidad de vecinos en que compañía está asegurado el edificio ya que puede que , de escoger la misma compañía, os evitéis en el apartado del continente el tener que asegurar algo ya que lo cubre el seguro de la comunidad (por ejemplo las fachadas). En el contenido ajusta, no es bueno infrasegurar ni sobreasegurar, es decir, asegurar por mayor importe de lo que vale algo no quiere decir que te vayan a pagar esa cuantía, así como s aseguras por menos de lo que vale, no creas que te darán luego el importe de lo que cuesta, sino que recibirás el importe por el cual lo hayas asegurado.

Debes comparar los importes en las indemnizaciones a recibir en los siguientes casos:

  • La responsabilidad civil: Garantiza las indemnizaciones que tuviera que pagar algún miembro de la familia por los daños materiales o físicos causados por sus actos u omisiones.
  • La defensa jurídica: Cubre los gastos que puedan derivarse de un juicio: abogado, procurador, fianza, peritaje… por daños materiales o físicos causados por actos u omisiones de los residentes en la vivienda asegurada.
  • Comparar el seguro a valor nuevo o de reposición y a valor real: uno es lo que te costaría nuevo lo que hayas perdido en un siniestro y el otro cubriría lo que realmente vale cuando se produjo este.
  • Si posee o no coberturas de valor estético, es decir, que reparen el siniestro y su arreglo con el adecentarlo para que quede como antes de que se produjese el siniestro.

Topos estos puntos son fundamentales que los tengas claros y determinados económicamente los puntos que debes de comparar entre diferentes pólizas de seguros de hogar.

Para terminar debes de tener claro aquellas coberturas que son imprescindibles:

  • Incendio
  • Daños por causas climatológicas
  • Daños por agua
  • Daños eléctricos
  • Rotura de cristales
  • Rotura de sanitarios y vitrocerámica si la hubiera
  • Robo
  • Actos vandálicos
  • Sustitución de cerraduras
  • Responsabilidad civil y defensa jurídica

Además también pueden interesar mirar si la póliza cubre:

  • Atraco en la calle
  • Uso fraudulento de tarjetas de crédito
  • Asistencia en viaje
  • Asistencia a los empleados domésticos
  • Pérdida de alimentos congelados

A la hora de decidir y contratar el seguro para la vivienda que mejor se adapte a nuestras necesidades y pagar un precio razonable, deberás de tener en cuenta todos estos factores.