• Por el sumiller José Luis del Campo

 

Hoy os acerco la cata de este vino Pedrazais Godello 2017, un vino elaborado por la Adega Alan de Val. Un monovarietal Godello que tiene un período de crianza sobre sus lías de 5 meses, dándole una complejidad que lo diferencia de los vinos jóvenes de la zona, con una mayor expresividad en boca y una mayor intensidad aromática en nariz. Todo ello conservando muy bien la esencia de esta varietal.

De esta forma este vino Pedrazais Godello 2017 en vista nos deja una copa parada con un color amarillo pajizo con matices dorados, indicativo de que es un vino blanco con crianza, perdiendo los ribetes verdosos de su juventud y ganando estos reflejos dorados producto de su crianza.

La nariz es realmente compleja, ya que a los aromas eminentemente varietales como los aromas a fruta blanca, toques a cítricos, florales y toques anisados y a hinojo, se le unen los derivados de la crianza, como unos aromas espectaculares a panadería, como si estuviéramos entrando en una pastelería. De fondo un toque mineral muy sutil. El conjunto muy bien equilibrado.

La boca, al igual que la nariz, aumenta en complejidad frente a un Godello joven. De esta forma, la entrada sigue siendo muy fresca, pero en el paso por boca nos encontramos una muy buena fusión de fruta y crianza, y se percibe un vino con muy buen volumen, amplio en el paladar, con un toque de untuosidad espectacular.  La acidez está muy bien gestionada lo que le permite dejarnos una gran persistencia, así como le concede una muy buena guarda.

Un vino muy redondo en boca y muy bien estructurado.

Maridaje: El toque de untuosidad que tiene proporcionado por la crianza, me parece ideal para maridarlo con mariscos ligeros, un pescado no muy graso o, simplemente, con un arroz negro.