• Por el sumiller José Luis del Campo

 

Hoy os acerco la cata de este vino blanco, Godeval Cepas Vellas Godello 2017, un clásico dentro de las elaboraciones que realiza Bodegas Godeval. Se trata de un vino joven, sin crianza, pero que sin embargo presenta un buen nivel de complejidad en su cata por proceder las uvas de viñas viejas, lo que hace que el vino resulte más expresivo que los habituales jóvenes.

Este Godeval Cepas Vellas Godello 2017 en copa parada nos deja en vista un vino muy brillante y limpio con un color amarillo verdoso, con ciertos toques dorados, los que se repiten también en el movimiento de la copa.

Con una intensidad media, la nariz es muy varietal, mucha fruta con un toque de acidez. Fruta blanca, cítricos, toques tropicales que se perciben de forma muy nítida y con un muy buen equilibrio con aromas a flores e hinojo.

En boca tienen una entrada fresca, con una muy buena presencia de la fruta como ocurre en nariz. La acidez que tiene y le permite dejarnos una muy buena persistencia, se combina muy bien con la presencia de toques dulces e la fruta dando como resultado un contraste de sensaciones en el paladar realmente placenteras. Un volumen medio en boca con un toque untuoso muy sugerente. Una mineralidad al final muy característica de esta varietal.

Maridaje:  Un vino joven sin crianza, lo cual me atrevería a maridarlo con un buen plato de ‘chocos’ a la parrilla que le den un gran sabor a mar a este vino y que no esté muy condimentado para ayudarle a tener gran protagonismo en la combinación.