• El grupo de gobierno desestimó en pleno dos alegaciones de hosteleros que planteaban mantener las estructuras fijas ancladas en vía pública

El alcalde muestra documentación de la ordenanza a la oposición

 

La nueva ordenanza que regula las terrazas en A Rúa entra en vigor, después del pleno de la Corporación celebrado en la tarde noche del lunes que desestimó, con los votos a favor del grupo de gobierno y la abstención del PP, dos alegaciones de hosteleros de la villa (Manuel Fernández Álvarez y Carlos Basalo) que, entre otras cosas, planteaban mantener  estructuras fijas en la terrazas.

Desestimación de las alegaciones por el grupo de gobierno

 

El alcalde de A Rúa, Luis Fernández Gudiña (PSOE), argumentó que, después de las reuniones que el equipo de gobierno mantuvo meses atrás con los hosteleros para consensuar la ordenanza, “asumimos la mayoría de las propuestas, excepto las estructuras fijas. Entendemos que al final de la jornada hay que recoger las terrazas para que quede espacio para el uso de los ciudadanos. Pretendemos que el empresario utilice el vial público para su negocio pero que también el ciudadano pueda utilizarlo”.

Intervención del alcalde, Luis Fernández Gudiña

 

La ordenanza, dijo el regidor, “viene dada por la situación que estamos viviendo en el Concello, pues la mayor parte de las terrazas incumplen la propia licencia que se les dio en su día y eso hay que regularizarlo. Además, prácticamente ninguna cumple la Ley del Tabaco, que es otra de las cosas que se nos olvida. Había que buscar un punto de encuentro para ordenar todo ello, independientemente también de la necesidad de conjugar el uso de la vía pública para los negocios pero también para los vecinos. Es importante que se recupere la recogida de la terraza después de su actividad, algo que no se hace pues las terrazas quedaban ahí  siempre”.

Por su parte, la teniente de alcalde, María González Albert (BNG),  expuso que la normativa es muy necesaria para los 28 negocios abiertos además de otros locales afectados por la misma como floristerías y, destacó que sólo hubo dos alegaciones. “Creo que es una buena ordenanza y que va a ser complicado su cumplimiento teniendo en cuenta que llevamos muchos años sin una normativa”. No obstante, insistió en que se buscó el consenso del sector y “se trató la ordenanza con una pulcritud exquisita, recogiendo todas las aportaciones de los hosteleros y con un gran debate con el sector afectado”.

En cuanto a las alegaciones, González Albert, señaló que a su juicio parten de una premisa equivocada pues “no es un derecho de un sector privado que este Ayuntamiento les quiere arrebatar sino que supone la regulación de un espacio público que hay obligación de regular para que su uso original, el uso público”.

Intervención de María González Albert

 

El portavoz de  la oposición, Avelino García Ferradal (PP), mostró dudas sobre la tramitación administrativa y exposición de la ordenanza en el tablón de anuncios, que el alcalde aclaró argumentando que estuvo expuesta al pública durante el plazo preceptivo de 30 días para la correspondiente presentación de alegaciones, y valoró que las terrazas son una fuente de ingresos para la economía del municipio, de modo que “también podrían ser un aliciente para la hostelería durante el invierno y tal vez no es buena idea que se eliminen” (en alusión a las estructuras fijas de las mismas).

Intervención de Avelino García Ferradal

 

Administración electrónica

El pleno también aprobó, en este caso por unanimidad, a la ordenanza de la administración electrónica, que se está implantando. De hecho hoy, martes, permanece cerrado el Ayuntamiento para la formación del personal al respecto. Con esta administración se informatiza la actividad municipal y también los vecinos podrán seguir desde sus casas los expedientes.

Aprobación por unanimidad del tema relativo a la Administración electrónica

El secretario realiza aclaraciones de la Administración Electrónica al finalizar el pleno