Aprobado definitivamente el primer PGOM de Rubiá

  • Publicado en el DOG, marcará el desarrollo del ayuntamiento nos próximos 20 años
  • Entre las previsiones del nuevo modelo de ordenación hace falta subrayar la determinación de la capacidad máxima de uso residencial del municipio y la ampliación del sistema general de zonas verdes actuando sobre el entorno del campo de fútbol, principal lugar de esparcimiento para el vecindario
  • Un total de 110 municipios gallegos cuentan ya con un planeamiento totalmente adaptado y acorde al marco urbanístico vigente en la Comunidad gallega

 

El Diario Oficial de Galicia publica hoy la orden de aprobación definitiva del PGOM de Rubiá, el primero con el que contará este municipio ourensano y que sustituirá al Plan Básico Autonómico por lo que se regía hasta ahora. Para la elaboración del nuevo plan, con una vigencia prevista de 20 años, el equipo redactor tuvo que estudiar al detalle los 100 km2 que abarca el municipio, así como las 10 parroquias en las que se divide su territorio y en las se asientan sus 1.393 habitantes.

Con el anuncio publicado en el DOG, se pone fin a casi 12 años de trabajo y se da un paso más de cara a la entrada en vigor del documento, pendiente tan sólo ahora de que el Ayuntamiento publique la normativa y las ordenanzas del plan general en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y lo inscriba a continuación en el Registro del Planeamiento Urbanístico de Galicia.

Como principal objetivo de la nueva ordenación urbanística de Rubiá, hace falta subrayar la mejora de la calidad de vida de los vecinos, poniendo por una parte en ordenación un importante número de edificaciones ya existentes y por la otra, manteniendo la morfología actual del Ayuntamiento, que concentra en la capital a mayoría de los servicios y de la actividad.

De hecho, en el núcleo de Rubiá se prevé completar la malla urbana de cara a garantizar su mejor integración con el medio rural. Teniendo esto en cuenta, se delimitan en el planeamiento los núcleos rurales atendiendo a su tipología histórica o común, con la intención de recoger las viviendas existentes y finalizar los espacios intersticiales entre ellas. También se reserva exclusivamente la vivienda colectiva al núcleo urbano, quedando el modelo unifamiliar para los suelos restantes.

Asimismo, en materia de vivienda el documento urbanístico determina la capacidad máxima de uso residencial para las próximas dos décadas, con una previsión de crecimiento de 599 viviendas nuevas.

En cuanto al sistema general de espacios libres y zonas verdes, en el PGOM se prevé la ampliación del entorno del campo de fútbol, considerada como el principal lugar de esparcimiento de la población del municipio. En este sentido, el nuevo planeamiento reserva casi 64.000 m2 a este tipo de dotaciones (un 24,6% más del mínimo exigido polvo ley) y cerca de 35.000 m2 al sistema general de equipaciones comunitarias (lo que supone duplicar la superficie obligatoria).

Un total de 110 ayuntamientos con plan adaptado

Con la aprobación de este nuevo documento son ya 110 los ayuntamientos que cuentan con un planeamiento adaptado y acorde al marco urbanístico vigente. De todos estos planes, 80 fueron aprobados por el actual Gobierno gallego y 21 solo en la pasada legislatura, que finalizó en el mes de agosto con la constitución del nuevo Parlamento.

El trabajo desarrollado por la Xunta en la última década en materia de urbanismo tiene como objetivo final conseguir que en Galicia no haya ningún ayuntamiento sin PGOM. En este sentido, hace falta recordar la aprobación de la Ley del Suelo en 2016 y del reglamento que la desarrolla; la puesta en marcha del Plan Básico Autonómico en octubre de 2018 y de los futuros Planes Básicos Municipales para ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes; o la nueva Ley de Ordenación del Territorio, que acabamos de remitir a la Cámara gallega para su tramitación.

Entre las competencias urbanísticas que tiene atribuidas la Xunta, además, figura el fomento de la redacción de los planes municipales con el fin de que los ayuntamientos dispongan de documentos de ordenación del territorio adaptados a la legislación en vigor y a las características particulares previstas para su desarrollo. Con este fin, convoca órdenes para la concesión de ayudas a entidades locales para la redacción de sus planes urbanísticos.

En el caso concreto del ayuntamiento de Rubiá, la aportación de la Xunta para financiar el PGOM ascendió la cerca de 64.000 euros, una cuantía de la que tan sólo queda por abonar la fase correspondiente al trámite de aprobación definitiva.