• Tras un fin de año malo para los intereses del Quiroga F. C. en cuanto a resultados arranca el 2018 con nuevos retos
  • Además recupera a jugadores lesionados como Andrés, Pedriño o Germán

 
Tras no meterse en la fase de ascenso, el equipo aficionado está disputando el Torneo Delegación de Lugo. Esta competición tiene una suculenta recompensa: el ganador, ascenderá la segunda autonómica.
 
 
Sin embargo el camino no es fácil. En la primera jornada disputada en Lugo, los pupilos de Andrés Novoa no pudieron sumar ante un rival directo, el Guntín. Cayeron por 3 a 1 en Lugo, en un partido en el cual merecieron más, pero el gol del juvenil Manuas no fue suficiente para conquerir a victoria.
 
 
Para el primer partido en la casa, en la segunda jornada ante lo Río Sil, el equipo plantó cara a otro rival difícil. Marcando las diferencias durante 70 minutos y con un 2 a 0 a favor en el marcador, a punto estuvieron los visitantes de darle la vuelta al resultado. Un penalti errado por el delantero del Río Sil y un gol del capitán metieron el miedo en el cuerpo. Pero el bueno trabajo defensivo fue suficiente para retener a los soberinos y sumar los 3 puntos en la casa.
 
 
En la última jornada disputada, ante el Becerreá a domicilio, el botín obtenido fue escaso. Tras disfrutar de un sinfín de ocasiones e ir por delante casi todo el encuentro con el gol de Mavilo, el Becerreá le quitaría 2 puntos a los quirogueses en la única ocasión clara del encuentro. A pesar de todo, gran trabajo de todos los jugadores.
 
Los juveniles tuvieron un mes y medio de descanso, ya que no comienzan la competición de la previa de Copa este fin de semana. Aún así no faltaron a un día a entrenar poniendo todo su empeño para que pronto llegue la primera victoria, después de unos meses de adaptación. Un equipo joven y con mucha ilusión que dará que hablar en el futuro.