• El peligro no ha pasado y se prevé que en esta última semana de enero se produzcan brotes en la mayor parte de las regiones de España

 

La gripe se ha estabilizado pero las autoridades sanitarias advierten que se espera otro repunte para finales del  presente mes de enero, a partir de esta semana, teniendo en cuenta que la ola epidémica suele tener una duración de entre cuatro y seis semanas.

La epidemia se inició entre el 12 y 18 de diciembre y, hasta la fecha, un total de 837 personas han necesitado hospitalización en Espiaña por presentar un cuadro grave. De ellas, 103 fallecieron, siendo en su mayor parte mayores de 64 años.

El peligro no ha pasado y, según el último informe del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, el nivel de intensidad es alta ahora mismo en comunidades como Castilla y León. Precisamente, esta última ha sido la más afectada este año, alcanzando los 400 casos por cada 100.000 habitantes.

 En términos generales, la tasa global de incidencia, en las últimas semanas, aumentó a 220,5 casos por cada 100.000 habitantes, con un nivel de intensidad medio y  una evolución creciente.

Este año la gripe se anticipó al menos seis semanas con respecto a 2015  y el virus ha sido más agresivo colapsando los servicios de Urgencias de muchos centros sanitarios de España.  En la comarca de Valdeorras (Ourense), por poner un ejemplo, el área registró 2.373 urgencias de las 12.116 que se registraron en el conjunto de la provincia de Ourense.

En este momento, el personal y las infraestructuras hospitalarias están preparadas para asumir el incremento de la demanda por el pico que se prevé,  según afirman las Consejerías de Sanidad de comunidades autónomas como Galicia y Castilla y León.

Y una vez más aconsejan seguir las pautas básicas para evitar contagios como lavarse las manos con frecuencia, entre otras muchas.