• Los controles de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense también realizó 150 test de drogas de las que 60 fueron positivas

Un control de alcoholemia realizado en la provincia de Ourense

 

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense realizó, el pasado mes de febrero, en torno a 10.000 pruebas de alcoholemia, dando resultado positivo sobre 160. Estas pruebas se realizaron por accidentes de circulación, por la comisión de infracciones de circulación y por controles preventivos.

A su vez, unos 25 de esos infractores fueron puestos a disposición judicial como investigados por la posible comisión de un delito contra la seguridad vial, ya que la cantidad de alcohol ingerida arrojaba una tasa superior a 0.60 miligramos por litro de aire espirado.

En relación con los controles de detección de drogas, se realizaron en torno a 150 pruebas, arrojando un resultado positivo unas 60. Lo que pone de manifiesto un notable aumento del consumo de drogas durante la conducción, motivo por el cual, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensifica este tipo de controles, al objeto de retirar de la circulación a aquellos conductores que ponen en peligro su vida y la de los demás usuarios de las carreteras.

La sanción por conducir con drogas en el organismo es de 1.000 euros y 6 puntos menos en el carné y con alcohol de 500 euros y 6 puntos.

En el caso de que sea constitutivo de delito, la pena es de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y en cualquier caso, la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, se hace un llamamiento a la responsabilidad de los conductores, para que no se pongan al volante cuando hayan ingerido drogas o alcohol.